Amigo secreto espiritual

¿Alguna vez han jugado al amigo secreto? Es un juego que muchos hacen alrededor de la Navidad. Se reúnen un grupo de amigos o en la misma familia y cada quien escribe su nombre en un papel. Se mezclan los nombres y cada uno debe elegir un papel con un nombre y es a esa persona a quien le tienen que dar regalitos en secreto durante un tiempo determinado hasta que llega el gran día de la Navidad. Ese día se da el ultimo y gran regalo y finalmente se revela quien era el amigo secreto.

Es un juego hermoso porque la idea es tratar de sorprender a la persona con pequeños regalitos sin que la persona sospeche. Hay que conocer a la persona bien, hay que ingeniársela para darle los regalos pasando desapercibido. La idea es que nunca sepan sino hasta el momento final quien es el amigo secreto.

Estaba pensando en estos días que bonito sería jugarlo de nuevo, pero en vez de dar regalos materiales, dar regalos espirituales. Se imaginan, una familia pone todos sus nombres en un contenedor, cada quien toma uno y por ese mes, tiene que rezar por ellos, hacer sacrificios por ellos, pequeños actos de amor por ellos ¡y todo esto pasando desapercibido!

Hay una tradición hermosa en la Iglesia Católica que se llama un bouquet espiritual. Se trata de rezar y hacer sacrificios, u ofrecer Misas o rosarios por una persona, por un tiempo determinado, y luego presentárselo como un bouquet espiritual. Recuerdo un año en Bánica, República Dominicana donde fui misionera por un año, como logramos unir a la comunidad para hacerle un gran bouquet espiritual a el Padre O'Hare por su noveno aniversario. Los jóvenes estaban tan contentos que rezaban hasta 7 Rosarios en un día! ¡Un muchacho hasta se pasó todo el día descalzo por las calles y ofrecía el dolor y molestia por el Padre! ¡Qué sorpresa se llevó el Padre cuando hicimos un conteo final y entre todas las diversas pequeñas comunidades habíamos rezado mas de 10,000 rosarios!

¿Por qué no se proponen a hacer un amigo secreto en la familia? Pongan sus nombres en un contenedor y cada quien tome uno distinto en secreto. Por un mes hagan sacrificios, recen rosarios, hagan actos de caridad, recen por las noches, ayunen, u otras cosas que puedan y luego escojan un día donde se revelen los amigos secretos, presentándose unos a otros un bouquet espiritual! Lo bonito es que para hacerlo bien y que nadie sospeche, tienen que tratar bien a todos en la familia, ayudarse unos a otros y no solo a una persona en particular (¡porque si no se van a dar cuenta!).

Ojalá que por este juego bonito podamos acostumbrarnos a rezar y hacer sacrificios y actos de caridad por nuestra familia. Eso sí, este juego se hace desde los màs pequeños hasta los más ancianos, nadie se puede escapar!

Briceño, quien es una Virgen Consagrada, es la asistente directora de Pastoral Juvenil en la Iglesia de Todos los Santos en Manassas.

© Arlington Catholic Herald 2015