Jubileo familiar

Como muchos ya saben el 8 de Diciembre comenzó el Jubileo Extraordinario de la Misericordia que culminara el 20 de Noviembre con la Fiesta de Cristo Rey. El Papa Francisco nos recuerda que es "un tiempo de gracia, de paz, de conversión y de alegría que concierne a todos: grandes y pequeños cercanos y lejanos". Es un año para correr a los brazos de Dios y recibir su misericordia pero también ser portadores de la misericordia para los demás. Este año jubilar no es para los adultos nada más, sino que es para toda la familia.

Hay varios aspectos del año jubilar que quisiera resaltar. Primero están las puertas santas. El Papa ha designado unas puertas especiales de las catedrales y otras Iglesias importantes que sean "puertas santas" donde los peregrinos pueden pasar y recibir una indulgencia plenaria. Las puertas santas nos recuerdan a Jesús que dijo que él era la puerta y que el que entre por El será salvo (Juan 10:9). Una indulgencia plenaria es "la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados". La confesión nos perdona los pecados pero quedan las penas temporales que deja el pecado. Imaginase que usted, mientras jugaba pelota, le rompió el vidrio a su vecino. Usted va y le pide perdón a su vecino y él le perdona. El perdón fue dado ¡pero el vidrio sigue roto! De igual manera el pecado tiene sus penas temporales y la indulgencia plenaria los elimina. ¡Quedamos como nuevos! Las indulgencias pueden ser aplicadas para uno mismo o para familiares o almas difuntas. Para recibir una indulgencia plenaria, primero la personase debe confesar, ir a Misa y recibir la comunión, rezar el Credo y rezar por las intenciones del Papa y luego pasar por las puertas santas. La catedral de Thomas Moro de Arlington, la Basílica de la Inmaculada Concepción y la Catedral de San Mateo de DC tienen puertas santas.

El reto Familiar de este mes es de vivir el Jubileo de la Misericordia como Familia. ¡Vayan como familia a la Basílica o a la Catedral, renueven las gracias! Pero no solo se trata de pasar por las puertas santas. El Papa Francisco también dijo que se podía recibir las Indulgencias Plenarias con las mismas condiciones (confesión, Misa y rezar el Credo y por el Papa) pero si no se puede pasar por las puertas santas entonces de debe hacer una Obra de Misericordia. Sigan el ejemplo del Papa que dijo que un viernes al mes va a salir a hacer una obra de Misericordia, de hecho, este Viernes pasado, le dio la sorpresa a dos ancianitos en Roma. Imítenlo y hagan como familia una obra de Misericordia al mes. La Iglesia nos ensena que hay 7 obras de Misericordia corporales y 7 espirituales. ¿Porque no empiezan con las obras de misericordia corporales?

Las obras corporales son:

Dar de comer al hambriento, Dar de beber al sediento.. Llévenles comida a los hombres que están en 7-11 o Home Depot todo el día buscando trabajo. Cocinen comida para los homeless o para una familia que esté en necesidad.

Vestir al desnudo. Compren ropa nueva y dénselo a los homeless. Es verdad, también pueden donar su ropa usada pero ¿no es más digno de en vez de darle a los homeless aquello que no queremos ni necesitamos, que le compremos ropa nueva aunque esto signifique sacrificar nuestro dinero?

Visitar a los presos. Es verdad que no se puede ir con la familia a una cárcel, pero si pueden como familia escribirle carta a los presos.

Dar albergue al que no lo tiene. Inviten a alguien a su casa que ustedes conozcan que están solos, o necesitan compañía.

Visitar a los enfermos. Visiten con su familia a personas que estén enfermos y recen con ellos o visiten un ancianato y hablen y compartan con los ancianos.

Enterrar a los muertos. Vayan juntos a un cementerio y recen por las almas difuntas.

Recuerden que cuando hacemos las obras de Misericordia Jesús nos dice "«En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí." (Mateo 25:40). Que este año Jubilar de la Misericordia nos encuentre dispuestos a ser "Misericordiosos como el Padre."

Briceño, quien es una Virgen Consagrada, es la asistente directora de Pastoral Juvenil en la Iglesia de Todos los Santos en Manassas.

© Arlington Catholic Herald 2016