Cardenal dice que gobierno de Venezuela responsable por 10 muertes

CARACAS, Venezuela — El cardenal Jorge Urosa Savino dijo que el gobierno de Venezuela debe hacerse responsable de por los menos 10 muertes relacionadas con la reciente elección.

"Esto responsabiliza al presidente de la república, al alto mando y a los ministros … deberán dar cuenta ante Dios, nuestro Señor, y ante las leyes", dijo el cardenal Urosa al periódico El Nacional de Caracas el 31 de julio.

Algunos venezolanos fueron a votar el 30 de julio para elegir miembros de una Asamblea Constituyente, un cuerpo de 545 miembros que estará encargado de redactar una nueva constitución para el país.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó la elección el 1 de mayo, pero la oposición política y los líderes de la iglesia han cuestionado el proceso, y han dicho que los sectores pro-gobierno tuvieron demasiada representación, asegurando una victoria para el gobierno de Maduro. Han advertido que la nueva constitución podría establecer un estado de un solo partido político. La oposición boicoteó la elección y en cambio pidió a sus partidarios que salieran a protestar en las calles.

"Los obispos estamos todos unánimes en contra de la Constituyente y le pedimos al Gobierno que recapacite", dijo el cardenal Urosa a Globovisión un día antes de la elección.

El 27 de julio, los obispos repitieron su rechazo de las elecciones de la asamblea constituyente y en un comunicado, pidieron a las fuerzas armadas del país evitar más muertes.

"El papel primario de (las fuerzas armadas) es mantener la paz y el orden para que la racionalidad y el actuar de las partes en conflicto tienda puentes que superen el caos en el que estamos sumidos", dijo el comunicado.

Por cuatro meses, los venezolanos han sufrido continuas protestas contra el gobierno que a menudo han terminado en enfrentamientos con las autoridades. Los conflictos han resultado en la muerte de al menos 125 personas y casi 2,000 heridos desde que las protestas comenzaron en abril.

Maduro ha dicho que la nueva constitución fomentará la paz en el país pero ha dado pocos detalles sobre cómo el documento se puede estructurar. De los más de 500 delegados seleccionados, sólo unos pocos son líderes del gobierno, y se cree que ellos tomarán decisiones en el nuevo órgano. La mayoría del resto de los seleccionados son miembros no muy conocidos del Partido Socialista.

Los obispos han dicho que la iniciativa sólo aumentará la crisis política y económica en el país.

Una recesión económica de tres años ha resultado en escasez de alimentos básicos y medicamentos.

"No aumentemos más el sufrimiento y la angustia de tanta gente que quiere vivir en paz" dice el comunicado de los obispos del 27 de julio.

La asamblea constituyente recién elegida será instalada a principios de agosto.

© Arlington Catholic Herald 2017