El papa quiere sínodo dedicado a pueblos indígenas

CIUDAD DEL VATICANO — El papa Francisco está considerando dedicar una reunión del Sínodo de los Obispos a los asuntos de los pueblos indígenas de la región de la Amazonía, dijo un arzobispo peruano.

Aunque la iglesia ha continuado ayudando a las poblaciones indígenas en la Amazonía, que ocupa el 63 por ciento de Perú, los esfuerzos tienen que continuar "para revitalizar" la iglesia y su obra en la región, dijo el arzobispo Salvador Piñeiro García-Calderón de Ayacucho, presidente de la conferencia episcopal peruana.

"El Santo Padre nos dijo que quisiera un sínodo para los pueblos amazónicos. Se trata de todos los países bolivarianos: Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Brasil", dijo el arzobispo Piñeiro a L'Osservatore Romano, el periódico del Vaticano.

El arzobispo dijo en una entrevista publicada el 16 de mayo que los obispos peruanos se reunieron con el papa Francisco durante dos horas y media el 15 de mayo durante la visita "ad limina" que a los obispos se les requiere que hagan al Vaticano.

El reto de evangelizar en las comunidades aisladas estuvo entre los temas principales que los obispos discutieron con el papa, dijo el arzobispo Piñeiro.

Entre los problemas que los obispos enfrentan, él dijo, está la dificultad de llegar físicamente hasta las poblaciones indígenas. Por ejemplo, él dijo, aunque ellos están en la misma provincia eclesiástica, un obispo está a cinco horas de distancia y otro a 17 horas.

"Es más fácil encontrarnos en Roma", él dijo a L'Osservatore Romano. "No es una zona fácil y el papa está muy preocupado".

Como nación, él dijo, "hemos dado la espalda" a los pueblos indígenas de la Amazonía y hemos sido "muy poco sensibles al sufrimiento, marginación".

La iglesia, él dijo ha sido la única voz que se ha expresado abiertamente en defensa de los pueblos indígenas de la Amazonía. A principios de 1900, san Pío X denunció enérgicamente el maltrato de la población nativa en las plantaciones de caucho de Perú, dijo el arzobispo Piñeiro.

Un sínodo, él dijo, ampliaría ese mensaje y fortalecería los esfuerzos actuales de evangelizar.

"Es difícil evangelizar a los pueblos nativos", él dijo. "Recién se está empezando la siembra. Algunos de mis hermanos que están en esa zona hablan las lenguas nativas para poder acercarse más a la población".

© Arlington Catholic Herald 2017