Los cristianos no tienen el derecho de excluír a otras

CIUDAD DEL VATICANO - Los cristianos han sido llamados a seguir el camino de Jesús de inclusión y "no tienen el derecho de excluír" o de rechazar a los que juzgan que son indignos de salvación, dijo el papa Francisco en una Misa matinal.

En su homilía del 5 de noviembre, durante la Misa celebrada en la Domus Sanctae Marthae, el papa dijo que, como los fariseos y escribas que aparecen en los Evangelios, las personas se ven tentadas a seleccionar y formar sus "pequeños grupos"; actitud ésta "que no es cristiana"

El papa reflexionó en la lectura del día, tomada de San Lucas, capítulo 15, del versículo 1 al 10, en la que los fariseos critican a Jesús por aceptar a pecadores y comer con ellos.

"La actitud de los escribas y fariseos es la misma, excluyente: 'Nosotros somos los perfectos, nosotros seguimos la ley. Ellos son pecadores, son publicanos'", dijo. "Y la actitud de Jesús es la de incluír".

"¡Dios ha incluído a todos en la salvación, a todos! Esto es el principio. Con nuestras debilidades, nuestros pecados, nuestra envidia, nuestros celos siempre tenemos esta actitud de exclusión" que es "la raíz de todas las guerras " y que divide a las familias, a los amigos y a los países.

Así que el camino que nos ha enseñado Cristo es "completamente diferente " y no es fácil que la gente lo acepte "debido a que hay resistencia, hay esa actitud de selección".

Jesús, continuó diciendo el papa, "nos busca para incluírnos" y los cristianos están llamados a seguir su ejemplo y a no excluír a otra gente "de nuestro corazón, de nuestras oraciones, de nuestra sonrisa y, si la ocasión se presenta, de darles a todos una palabra amable.

"¡Nunca excluyan ustedes a nadie; no tenemos ese derecho!", dijo el papa.

En la primera lectura, tomada de una carta del apóstol San Pablo, dirigida a los romanos, se nos recuerda que aquellos que acostumbran excluír a otros, algún día estarán frente "al trono del juicio de Dios " y tendrán que dar cuenta de sus actos.

"Pidamos la gracia de ser hombres y mujeres que siempre incluyen a otros, en la medida de prudencia saludable, pero siempre incluyendo. No le cierren la puerta a nadie; siempre tengan un corazón abierto", dijo el papa.

© Arlington Catholic Herald 2015