Madre Teresa, su sonrisa, y la misericordia vivida

First slide

No sé si a ustedes les pasa, pero cuando escucho las palabras del Papa Francisco, me da alegría y a la vez me siento retada. Pienso que posiblemente así sintieron los apóstoles al escuchar el mensaje de Jesucristo. De igual manera, mi alma se llena de gozo al escuchar las palabras de nuestra nueva santa, Sta. Teresa de Kolkata, y a la vez siento el reto de vivir más radicalmente mi Fé.

Santa Teresa de Kolkata [Calcuta] nos dejó tantos ejemplos palpables de su seguimiento de Cristo y el amor hacia los más necesitados. Su vida y sus palabras son testimonio y modelo para todos nosotros hoy en día.

En la homilía del Papa Francisco el pasado 4 de septiembre, durante la Misa de Canonización de Sta. Teresa, que fue también el Jubileo de los Operadores y Voluntarios de la Misercordia, nos compartió:

“Madre Teresa, a lo largo de toda su existencia, ha sido una generosa dispensadora de la misericordia divina, poniéndose a disposición de todos por medio de la acogida y la defensa de la vida humana, tanto la no nacida como la abandonada y descartada.”

En verdad, su vida es profética ante una sociedad inmersa en la cultura de la muerte.

Toda su vida la dedicó a amar y servir a Cristo en los más pobres. Para ella, era importante salir al encuentro de quienes Dios ponía en su camino, o en su corazón. Sabemos que fundó comunidades en muchos países, para responder a las necesidades más urgentes. En Washington DC inició uno de los primeros hogares para atender a los que sufren por SIDA. Pero lo más importante era atender al que está al lado. Cada persona tenía valor para ella. Decía: “No nos preocupemos de números. Ayuda a una persona a la vez, y siempre empieza con la persona a tu lado.”

Para Madre Teresa, no era importante hacer grandes cosas (eso venía por consecuencia, y Dios bendijo su apostolado abundantemente). Como Santa Teresita del Niño Jesús, Madre Teresa decía que es más importante hacer las cosas pequeñas con mucho amor. El Papa Francisco, hablando de Madre Teresa durante la Misa de Canonización, recalcó la importancia para Sta. Teresa de Kolkata de responder a la voluntad de Dios. Más que “hacer una obra de caridad,” su vida fue toda una respuesta de amor a la voluntad de Dios.

Madre Teresa no tenía miedo de salir a otras culturas, al encuentro del 'otro'. El Papa Francisco nos dice:

“Madre Teresa amaba decir: 'Tal vez no hablo su idioma, pero puedo sonreír.' Llevemos en el corazón su sonrisa y entreguémosla a todos los que encontremos en nuestro camino, especialmente a los que sufren. Abriremos así horizontes de alegría y esperanza a toda esa humanidad desanimada y necesitada de comprensión y ternura.”

Con el ejemplo de Madre Teresa, seamos la presencia de Cristo en el mundo hoy, escuchando la voluntad de Dios para 'mi', compartiendo nuestra atención, nuestra sonrisa, y lo que podamos para el bien de nuestros hermanos.

Hna. María Elizabeth, Hija de San Pablo, trabaja para Pauline Books and Media en Alexandria.

© Arlington Catholic Herald 2016