Nuestra Señora de Guadalupe

DORAL, Florida - La Extensión Homestead es el segmento de la autopista de peaje de Florida que, según el gobierno estatal, es el más transitado, pasando al oeste del aeropuerto de Miami y conectando franjas del condado Miami-Dade. También sirve como portón hacia los Cayos de Florida.

El hecho de que se calcula que 172,000 vehículos pasan diariamente por la zona no se le pasó a los miembros de la comunidad católica de Doral cuando tuvieron la visión de su iglesia, que pronto sería dedicada, y su arte religioso, del cual el más visible es un mosaico de Nuestra Señora de Guadalupe de 26 pies de alto hecho en Italia.

El colorido mosaico mostrando la santa patrona de México y de toda América está ubicado frente a una iglesia con exterior raso blanco y diseño moderno. El mosaico y otros elementos marianos de diseño frente a la autopista serán una señal visible de bienvenida de parte de las 5,000 familias de la parroquia Our Lady of Guadalupe a la comunidad en general que pasa por el sur de la Florida.

La elevada imagen de María creará la primera impresión visual para los visitantes. El mosaico mariano fue diseñado y creado por el artista residente estadounidense Paul Pickel, de Conrad Pickel Studio, que ganó una competencia de diseño liderada por la parroquia.

"Tenemos la esperanza de que la imagen de la Bendita Madre tenga el mismo impacto en tiempos modernos que tuvo la imagen original cuando apareció por primera vez", dijo David Prada, director principal de la oficina de edificios y propiedades de la Arquidiócesis de Miami.

Los planificadores tienen la esperanza de que la imagen en Doral sirva como fuente de oración, esperanza e invitación espiritual para la comunidad en general.

La parroquia Our Lady of Guadalupe comenzó hace 15 años como la parroquia Blessed Trinity en Miami Springs y representa la parroquia más nueva de la Arquidiócesis de Miami.

El arzobispo Thomas G. Wenski presidirá la ceremonia de dedicación a Nuestra Señora de Guadalupe durante la mañana del día de su fiesta, el 12 de diciembre.

Presente estará el padre Israel Mago, párroco que lideró gran parte del proyecto de construcción, así como miles de feligreses, invitados, benefactores, personal de diseño y construcción y funcionarios locales.

A finales de noviembre todavía la construcción, las terminaciones interiores y la instalación de las obras de arte continuaban en la obra de siete acres donde la iglesia, la capilla y el edificio de propósitos múltiples eran levantados simultáneamente, en vez de durante años o hasta décadas.

El programa acelerado lo hizo posible un donante de México, devoto de la Guadalupe que prefiere mantenerse anónimo.

Además, la artista del sur de Florida Nilda Comas, nativa de Puerto Rico y residente de Fort Lauderdale que estudió Diseño en Mármol en Italia, diseñó y esculpió una figura de Nuestra Señora de ocho pies de alto que pesa dos toneladas, producida en Pietrasanta, Italia, que adornará la plaza frente a la iglesia.

Llevando a la entrada de la iglesia recibirán a los visitantes las 14 estaciones del Vía Crucis. Estas son de mármol esculpido a relieve que fueron recuperadas y recicladas de una iglesia católica en Pennsylvania que ya cerró.

Cada una de las estaciones es flanqueada con varias imágenes de María como santa patrona de otras naciones, creadas por otra artista local, la colombiana-estadounidense Beatriz Ramírez.

Un tercer elemento importante del arte religioso de la nueva iglesia es un cuerpo de Cristo de bronce de 10 pies de alto adherido a una cruz de madera de 20 pies de alto en el altar mayor. El crucifijo también fue diseñado por Comas.

Alojado en las paredes exteriores, además del gran mosaico, hay diseños sutiles en referencia a las flores y las estrellas vistas en la vestimenta de Nuestra Señora de Guadalupe. Esos elementos serán más o menos visibles dependiendo de la interacción de la luz diurna y las sombras del edificio.

El Padre Mago espera una multitud desbordada en la ceremonia de dedicación, ya que sus feligreses han estado rindiendo culto atestados durante más de una década: en un espacio alquilado en una escuela cercana.

"Estoy emocionada", dijo la feligresa Carmencita Romanach. "He estado esperando por esto mucho tiempo y será un momento especial para todos nosotros. Nuestra Señora ha estado con nosotros todos estos años y estamos buscando un nuevo templo. Es un sueño hecho realidad para todos los feligreses".

© Arlington Catholic Herald 2015