Pesebre del Vaticano llamará atención a migrantes, enfermos, y medio ambiente

First slide

CIUDAD DEL VATICANO — El árbol de Navidad del Vaticano y su pesebre tendrán diseños únicos y decoraciones ilustrando temas importantes para el papa Francisco, incluyendo la importancia de cuidar al medio ambiente, a los enfermos y a los migrantes.

Un árbol de abeto de 82 pies, o 25 metros, de alto será la pieza central de las decoraciones navideñas, dijo la oficina de gobierno de la Ciudad del Vaticano en un comunicado.

El árbol será cortado el 13 de noviembre en el bosque Lagorai cerca de Scurelle en la provincia de Trento al norte de Italia. Para seguir con el tema de cuidar el medio ambiente, estudiantes de una escuela primaria sembrarán unos 40 nuevos abetos y otras plantas en una zona donde algunos árboles afectados por parásitos cayeron en el otoño, dijo el comunicado.

El Vaticano añadió que el árbol será decorado con adornos hechos a mano, con dibujos de niños que han recibido tratamiento en varios hospitales italianos.

Los niños y sus padres participaron en un programa de terapia recreativa de la Fundación de la Condesa Lene Thune Onlus, una organización sin fines de lucro dedicada a la recreación terapéutica para niños y niñas que sufren de condiciones oncológicas y hematológicas, dijo el comunicado del Vaticano.

Mientras que el árbol y sus decoraciones vendrán de Italia, el pesebre será donado por el gobierno y la Arquidiócesis de Malta. La artista Manwel Grech ganó el honor durante un concurso el año pasado para determinar el diseñador del belén.

Grech estará presente con representantes de Trento y Malta, y los niños que hicieron las decoraciones para el árbol de Navidad, durante una audiencia con el papa Francisco el 9 de diciembre, antes de la ceremonia para inagurar la iluminación del árbol.

El árbol medirá 55 pies de ancho y el nacimiento, o pesebre, tendrá 17 figuras vestidas con el traje tradicional de Malta, así como una réplica de un "luzzu", un barco maltés.

La oficina de gobierno del Vaticano dijo que el barco no sólo representa la tradición -- los peces y la vida -- sino también, desafortunadamente, la realidad de los migrantes que en esas mismas aguas navegan, a veces en condiciones peligrosas, a Italia.

El comunicado dijo que el árbol iluminado permanecerá en la plaza de San Pedro en el Vaticano hasta el 8 de enero, cuando se conmemora el bautismo del Señor.

© Arlington Catholic Herald 2016