Vaticano apoya nuevas elecciones para resolver crisis venezolana

CIUDAD DEL VATICANO — Un funcionario del Vaticano dice que el gobierno y grupos de oposición de Venezuela necesitan negociar, y hay que tener elecciones libres y justas para terminar con la violencia y llevar alivio a los que sufren en el país.

El cardenal Pietro Parolin, secretario de estado del Vaticano, dijo en una carta el 13 de junio a seis exlíderes de estados latinoamericanos, que la Santa Sede continúa siguiendo las directrices del papa Francisco y está tratando de buscar "una solución ante las graves dificultades".

"En la actualidad la Santa Sede sigue considerando que una negociación seria y sincera entre las partes, basada en unas condiciones muy claras, comenzando por la celebración de las elecciones constitucionalmente previstas, podría solucionar la grave situación de Venezuela y el sufrimiento al que se ve sometida la población".

La carta del cardenal fue publicada en el blog Il Sismografo.

El papa se reunió el 8 de junio con miembros de la conferencia episcopal venezolana, que solicitó la reunión mientras la crisis política y económica se tornaba más violenta. Unas 70 personas han muerto en protestas contra el gobierno desde abril, incluyendo simpatizantes del gobierno y personas de la oposición.

La carta del cardenal Parolin surgió un día después que el papa recibiera una carta del presidente venezolano Nicolás Maduro. La carta fue publicada en Twitter el 12 de junio por el secretario de prensa del gobierno venezolano, Ernesto Villegas Poljak.

Aunque las tácticas violentas de su gobierno contra los manifestantes han sido denunciadas por la Iglesia Católica en Venezuela, Maduro ha intentado afirmar que él tiene el apoyo del papa Francisco.

Maduro defendió en su carta el manejo de las protestas por el gobierno, afirmando que la violencia es causada por la oposición de "una derecha del todo histérica" que era "cada vez más reducida y, por eso mismo, cada vez más enloquecida".

"Las fuerzas de las tinieblas han perpetrado toda clase de acciones vandálicas bajo el signo del más abyecto y brutal terrorismo, pretendiendo imponerle a Venezuela un clima de odio generalizado", él dijo.

Las acusaciones de Maduro contradicen comunicados del cardenal Jorge Urosa Savino de Caracas, quien dijo a Radio Vaticana que "la represión" ejercida por el gobierno de Maduro "ha sido cada vez más cruel".

Además de las fuerzas de seguridad hay grupos civiles armados a favor del gobierno, "lo cual es absolutamente criminal, así que la situación es extremadamente grave y por eso es que estamos aquí", él dijo en el Vaticano el 7 de junio.

Sin embargo, el presidente venezolano dijo, después de la muerte de un joven de 17 años de edad, que las medidas enérgicas del gobierno contra los manifestantes son justificadas.

Citando en su carta las palabras del propio papa Francisco, Maduro dijo que a los niños no se les debería "robar la alegría" y dijo que el "concurso activo y orientador" del papa Francisco "puede abrir una nueva etapa del diálogo nacional".

Pidiendo la bendición del papa, Maduro dijo que seguiría el ejemplo del finado líder venezolano Hugo Chávez al tratar con la oposición.

"Hay algunos que se han desviado hacia el campo de la desestabilización, el terrorismo y el golpismo: mi deber es traerlos hacia el campo de la Constitución y el debate. En eso estoy siguiendo rigurosamente el ejemplo del comandante Chávez", dijo Maduro.

© Arlington Catholic Herald 2017