El contrabando humano en los Juegos Panamericanos

TORONTO - Según Toronto se prepara para ser anfitrión de los Juegos Panamericanos, los que hacen campaña a favor de los derechos están haciendo sus mejores esfuerzos para asegurar que la ciudad no se convierta en un patio de contrabandistas de humanos mientras se realiza el evento multideportivo y multimillonario.

Liderada por religiosas católicas, una amplia coalición se está preparando para los Juegos Panamericanos a realizarse del 10 al 26 de julio y los Juegos Parapanamericanos del 7 al 15 de agosto aumentando campañas de educación pública sobre el contrabando humano y la industria del sexo.

La Red de Toronto para el combate al tráfico humano, apoyada por las Fieles Compañeras de Jesús (FCJ) y con base en la Casa Hamilton del proyecto de refugiados FCJ, está trabajando en un "modelo de reacción unificada" que incluye una línea directa telefónica que puede vincular a las víctimas con la policía, trabajadores sociales, refugios, servicios médicos y más, dijo Varka Kalaydzhieva, coordinadora del proyecto.

"El contrabando sexual humano va con los eventos deportivos nacionales e internacionales", advirtió en Ottawa a principios de este año la reverenda Karen A. Hamilton, ministra de la Iglesia Unida de Canadá y secretaria general del Concilio Canadiense de Iglesias. "Y este estará viniendo a mi ciudad porque Toronto es anfitrión de los Juegos Panamericanos este verano".

Con atletas de 41 países participando, los Juegos Panamericanos serán el evento deportivo más grande celebrado en suelo canadiense.

La campaña contra el contrabando más visible probablemente será el GIFT Box, estructura de 10 pies de alto ubicada en la catedral anglicana St. James en el centro urbano de Toronto, parecerá un regalo por fuera y contará la historia de la esclavitud y la explotación por dentro. El proyecto GIFT Box, apoyado por la Iniciativa Global de las Naciones Unidas para la Lucha Contra la Trata de Personas, fue lanzado durante los Juegos Olímpicos del 2012 en Londres.

La idea es mostrarle a la gente cómo las víctimas son atrapadas en el contrabando humano, dijo Kalaydzhieva.

"Esto significa o simboliza la manera en que atraen a uno al contrabando. Una vez que uno entra en la caja, una vez que uno es tentado, uno abre el regalo y entra en la caja", ella dijo. "Allí esta le explica a uno cómo sucede el contrabando humano, cuáles son las señales, algunas historias de sobrevivientes y cómo fueron tomados por el tráfico".

Aunque el GIFT Box intenta llegarle a un público que nunca ha considerado los asuntos en torno al contrabando humano, el objetivo es también alertar a víctimas potenciales o a aquellos que puedan conocer víctimas y proveerles ayuda.

¿Pero existe verdaderamente un vínculo entre los tipos de deportes que representan los Juegos Panamericanos y la industria del sexo?

Sor Nancy Brown, de las Hermanas de la Caridad de Halifax, Nueva Escocia, no tiene duda alguna acerca del vínculo entre los deportes y el aumento en el contrabando de niños, niñas y mujeres. Ella trabaja con jóvenes vulnerables en Casa Alianza en Vancouver, Columbia Británica, y participó en la campaña "Comprar sexo no es un deporte" durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver en el 2010.

"Sí, por supuesto que aumenta", dijo sor Nancy en un mensaje de correo electrónico señalando que "el deporte atrae más hombres".

Pero es "imposible obtener los números debido a la naturaleza oculta del crimen", ella dijo.

No todos los que hacen campaña contra el contrabando humano están tan convencidos.

"Nunca he sido uno de los que impulsan la idea de los vínculos entre los eventos deportivos y el contrabando sexual", dijo la hermana Sue Wilson, directora de la oficina de justicia sistemática de la federación canadiense de las Hermanas de San José de Canadá.

"Cualquier evidencia de números aumentados durante eventos como los Juegos Olímpicos o los Juegos Panamericanos es anecdótica en el mejor de los casos", dijo la hermana Wilson.

Si hay o no un vínculo específico con el deporte no le importa mucho a Kelly Colwell, coordinadora del GIFT Box para Faith Alliance to End Human Trafficking.

"Es mayormente que parece un momento oportuno cuando hay muchos peatones, mucho tránsito a pie en la ciudad, la gente está afuera y disfrutando el verano y hay probabilidad de que pasen por aquí y aprendan un poco sobre el contrabando", ella dijo. "Es una oportunidad de educar a la gente acerca de un fenómeno que está sucediendo todo el tiempo".

Colwell dijo que está igual de interesada en combatir el contrabando entre los trabajadores de la construcción, el personal de limpieza, los trabajadores del cuidado personal y otras formas trabajo anónimo y bajo contrato.

Un informe del 2010 de la Real Policía Montada de Canadá sobre el contrabando humano estima que el 90 por ciento del contrabando humano en Canadá es para la prostitución y que la mayoría de las víctimas son niñas y mujeres entre las edades de 14 y 25 años. En Canadá ha habido una ley específica sobre el contrabando humano desde el 2005 y unos 50 casos han llegado a los tribunales.

Los que hacen campaña contra el contrabando llaman esto la punta del témpano de hielo.

La hermana Wilson dijo que es necesario que todas las formas de contrabando humano sean comprendidas mejor.

"La realidad es que tanto el contrabando laboral como el contrabando sexual suceden todos los días en Canadá", ella escribió en un mensaje de correo electrónico.

"Prefiero que la gente entienda ese mensaje, en vez de enfocarse en las historias de grandes eventos. Es necesario aumentar conciencia de los tipos de explotación cotidiana que suceden", ella dijo.

Aunque las congregaciones religiosas femeninas han trabajado en el asunto durante décadas y la Conferencia Religiosa Canadiense, representando órdenes e institutos religiosos católicos, lo ha hecho una prioridad desde el 2004, recientemente estas han recibido un impulso de parte del papa Francisco.

El Pontificio Consejo para Justicia y Paz, así como la Unión Internacional de Superioras Generales llamaron la atención a la crisis mundial del contrabando humano al declarar la Primera Jornada Internacional Contra la Trata de Personas. Este se llevó a cabo el 8 de febrero, la fiesta de santa Josephine Bakhita, esclava sudanesa que eventualmente fue liberada y se hizo monja canosiana.

El papa Francisco ha llamado el contrabando humano "un crimen contra la humanidad". Reunido en abril del 2014 con supervivientes del contrabando, con hermanas religiosas que atienden a víctimas y con docenas de altos funcionarios policiacos, él llamó el contrabando humano "una herida abierta en el cuerpo de la sociedad contemporánea, un flagelo en el cuerpo de Cristo".

© Arlington Catholic Herald 2015