Adios Raleigh, Hola Arlington

First slide
First slide
First slide
Previous Next

Cuando Teresa Matos coordinadora hispana de la Iglesia de St. James de Falls Church oyó decir que el Obispo Michael F. Burbidge deseaba visitar a la Legión de Maria Hispana en la Parroquia el 4 de octubre, la tomó por completo de sorpresa.  La señora Matos preguntó: "están diciendo que el nuevo Obispo quiere rezar con nosotros? Eso sí que es un gran honor".  Como no sabían a que hora iba a llegar el Obispo, los legionarios, en previsión, comenzaron a rezar el Rosario.  Dice la señora Matos que cuando llegó," se apareció con una gran sonrisa, que me hizo recordar al Papa Francisco ".

El Obispo se disculpó por interrumpir el Rosario y les pidió que lo incluyeran en sus oraciones.  Luego se sentó en una banca y se puso a rezar con ellos.

Toda esa semana la comunidad pasó hablando sobre la visita del Obispo y se han aumentado las expectativas sobre lo que serán sus relaciones con los Hispanos.  Por ciero que esta no será su primera colaboración con ministerios Hispanos.  Desde hace diez años viene trabajando con ellos cuando llegó a Raleigh, S.C.

"No sabía el idioma ni conocía la cultura ", indicó el Obispo.  Gracias a Dios esa linda gente, una gente llena de fe, especialmente en los ministerios Hispanos, fueron sumamente pacientes conmigo ".

En la Diócesis de Raleigh hay 222,671 católicos registrados y más de 200,000 Hispanos no registrados que viven en la Diócesis.  Desde 2006 cuando fue instalado como Obispo de Raleigh, ha hecho grandes avances para apoyar a los Hispanos, comenzando con hablar Español.

La directora ejecutiva senior del secretariado para la formación de los laicos, el matrimonio y la familia de la Diócesis de Raleigh, afirma que "el Obispo ha hecho verdaderos esfuerzos para practicar su fluidez".

"Tuve que buscar un instructor ", agregó el Obispo Burbidge.

Estas lecciones individuales le han ayudado a celebrar Misa en Español, aunque reconoce que todavía comete errores.  "Siempre les digo a nuestros seminaristas que ahora es cuando tienen que aprender el idioma.  Es muy difícil comenzar a aprender un idioma nuevo a los 45 años".

Cuando llegó a Raleigh ya existían muchos grupos y ministerios Hispanos, pero no eran parte de la Diócesis. El Obispo los integró con la Diócesis y ha apoyado sus esfuerzos, reconociendo su herencia y tradiciones culturales.

"Las enseñanzas y las palabras de aliento del Obispo Burbidge (me han ayudado), a vivir y expresar  mi fe en consonancia con mi herencia Hispana, señaló el Diácono Luis Royo, director de los Ministerios Hispanos de la Comunidad Católica de Santo Tomás Moro en Chapel Hill, N.C.

Bajo su cuidado,  el Obispo Burbidge, ha nutrido a ministerios de la familia tales como la Pastoral Familiar, que ofrece clases de preparación pre-nupcial y cursos de planificación natural de la familia. Asimismo establecio otros ministerios tales como Juventud Hispana y el secretariado para la formación laica, matrimonio y familia "Verdaderamente pudimos extender  nuestro alcance hacia la juventud Hispana" señaló A. Viana.

Se celebró un evento llamado "encuentro juvenil " que dura todo el día, al cual asistieron cerca de mil jóvenes. Participaron en juegos, se conocieron con otros muchachos, hubo confesiones y asistieron a la Misa celebrada por el Obispo.

En la Diócesis de Raleigh hay numerosos trabajadores migrantes quienes, a causa de la naturaleza de su trabajo, y su ubicación rural, no pueden recibir atención para sus necesidades básicas y espirituales . Por tanto, el Obispo Burbidge creó el Encuentro Católico de Trabajadores Agrícolas.  Este verano asistieron trescientos jornaleros migrantes al Encuentro.  Allí, además de participar en la Santa Misa, recibieron chequeos médicos, cortes de pelo, y ropa. Además jugaron fútbol y recibieron alimentación.  Muchos de estos trabajadores se han identificado con la Diócesis, con el Ministerio hispano y con el Obispo Burbidge.

En anticipación a su llegada a Arlington, el Obispo dijo : "estoy seguro que las necesidades pastorales y espirituales de la comunidad Hispana de Arlington son diferentes a lo que fue mi experiencia en Raleigh. Por tanto lo primero será hacerme presente, hacerme visible y escuchar".

© Arlington Catholic Herald 2016