Educación de los jóvenes en un mundo digital

First slide

Seguimos nuestra conversación iniciada el mes pasado sobre los medios de comunicación en torno a nuestra Fé católica.

Las nuevas tecnologías están provocando profundas transformaciones en la manera de comunicarnos y relacionarnos. Notamos esto sobre todo en los jóvenes, quienes han crecido en un mundo digital. Posiblemente han escuchado hablar de "nativos digitales" (digital natives). En contraste, muchos padres de familia, abuelos, sacerdotes, religiosas, educadores, y agentes pastorales nos reconocemos como "inmigrantes en el mundo digital". Utilizamos los medios, pero tuvimos que entrar a este mundo como adultos, no como los que nacieron inmersos en el mundo digital.

Por eso ser padre en un mundo digital en este momento de la historia, no es nada fácil. Pero es imprescindible tener la valentía de conocer la realidad de nuestros jóvenes, y de saber guiarlos. Surge entonces la necesidad de una participación crítica y activa de los educadores y padres de familia, tanto como la formación en el recto uso de los medios para el desarrollo cultural, moral y espiritual de los jóvenes.

Tres pautas en la formación en el recto uso de los medios:

El mes entrante veremos otras pautas incluyendo prudencia en el uso del internet, combate espiritual, y la formación hacia el discernimiento.

1- Oración: Pedir la luz del Espíritu Santo

Los padres de familia tienen la gracia de estado para guiar a sus hijos, y la responsabilidad de educarlos en la Fé. Por consiguiente, la importancia de orar todos los días, pidiendo al Espíritu Santo la sabiduría, caridad, y claridad necesaria para guiarlos en los caminos de Dios.

Como los primeros educadores de sus hijos, los padres enseñan sobre todo con su ejemplo. ¿Por qué no rezar brevemente antes de ver una película, o antes de comunicarse por Skype o FaceTime con un pariente o amigo? Si los hijos ven que la oración es parte de la vida, y que Dios es parte de todo, inclusive del uso de los medios de comunicación, será normal para ellos pedir la ayuda de Dios en su comunicación digital.

2 - Importancia de la comunicación abierta y respetuosa

En la comunicación de los valores cristianos en el hogar, recalcamos la importancia de las conversaciones con los hijos en la cual escuchamos tanto como compartimos. Creando un clima donde los hijos se sienten bienvenidos, escuchados y aceptados ayudará a que no tengan que buscar esto fuera de casa. Claro que los amigos son importantes, sobre todo para los jóvenes. Si existe un clima de acogimiento en la casa, ellos felizmente desearán traer a sus amigos a casa. Creando este clima también abre la puerta a que los jóvenes compartan temas importantes con sus padres, y que tengan apertura a escuchar sobre los valores que deseamos inculcar.

3 - Interesarse por lo que le interesa al jóven

¿Acaso conoces la canción favorita de tu hijo o hija? ¿Cuál es su película preferida? Han tenido la oportunidad de escucharlo o verlo? Aquí entramos en ámbitos a veces incomodos. A veces el gusto del jóven nos parece inmaduro o posiblemente equivocado … o simplemente de mal gusto. Antes de juzgar y rechazar o prohibir (que a veces sí es necesario), recomiendo preguntar al jóven por qué tal canción es importante para ellos, o qué valores ven en aquella película. Aprenderán mucho acerca de sus hijos si pueden escucharlos. Ellos aprenderán y apreciarán el respeto que se les ha mostrado. Es mucho más fácil guiar o hacer preguntas que ayude al jóven a confrontar sus valores con la cultural popular cuando sienten que sus padres no son sus enemigos. Claro que no es fácil … pero en clima de confianza es más facil.

En junio continuaremos nuestro tema sobre la educación de los jóvenes en un mundo digital.

Hna. María Elizabeth, Hija de San Pablo, trabaja por Pauline Books and Media en Alexandria.

© Arlington Catholic Herald 2016