El movimiento pro vida de 40 Días

First slide
First slide
First slide
First slide
Previous Next

La lucha por la dignidad del ser humano ha tenido muchas manifestaciones durante los años y en diferentes lugares del mundo. En este momento particular, Latinoamérica es el enfoque de la organización, 40 Días por la Vida (conocido como 40 Days for Life en inglés). Es una organización pro vida con la meta de terminar la práctica de aborto. Fue establecido en Tejas pero tiene una presencia en Arlington. Paso a paso, crece en Latinoamérica, también.

La primera campaña de Latinoamérica fue en el Distrito Federal, México durante la Cuaresma del 2015. El último día fue la Pascua. Aquí en la diócesis, Katharine Britton, quien es una estudiante de español y la salud pública en la Universidad de Virginia en Charlottesville, hace una práctica con la organización completamente por la red. Tiene la responsabilidad de ayudar con la comunicación oficial de 40 Días. Hace todos sus quehaceres en su casa en Fredericksburg mientras que ella se prepara para su viaje.

En agosto, ella va a viajar a Colombia y Brasil para reunirse con otros grupos pro vida, incluyendo los grupos escolares, con la gran meta de cesar todos los abortos en Latinoamérica algún día. Ella tendrá citas con unos obispos latinoamericanos, los que Britton dice son "los actores principales de las campañas pro vida".

Britton, que tiene 20 años, se graduó del colegio de Arcángel San Miguel en Fredericksburg, dónde dijo que aprendió mucho sobre las éticas pro vida. Entonces, cuando estaba buscando una oportunidad para su práctica este verano y encontró 40 Días, vio un chance para aplicar sus creencias y talentos en otro contexto en un lugar donde el aborto es en gran parte ilegal.

40 Días no tiene ninguna afiliación religiosa sino que los líderes y voluntarios principales son cristianos. El lenguaje oficial de la organización dice que las personas de todas las religiones pueden participar en las actividades.

La campaña de 40 Días tiene tres etapas: oración y ayuno, una vigilia pacífica y compromiso con la comunidad. La vigilia toma lugar en frente de una clínica que hace los abortos, dura 40 diás y las personas de cualquier edad pueden participar.

"El ayuno puede significar sacrificar su almohada por 40 días", dijo Britton, "Especialmente para los niños, el sacrificio puede ser pequeño, pero lo importante es sacrificar. Se puede hacer cualquier cosa por 40 días si se pone la mente en la meta".

Ella añadió que las acciones de 40 Días tienen visibilidad esan la comunidad.

"Mientras que muchas campañas tienen dificultad en cuantificar su éxito, (después de ver las vigilias de 40 Días) mucha gente ha salido del estacionamiento de la clínica y no tuvieron abortos", dijo Britton. "Los participantes en la vigilia pueden contar cuántos bebes fueron salvados".

La organización de 40 Días dice que ha salvado las vidas de más de 10.300 bebes, ha cerrado más de 60 centros de aborto y animó a 118 trabajadores a salir de sus trabajos en los centros de aborto.

Este viaje marcará el quinto viaje internacional para Britton pero es su primero con 40 Días. Ella está especialmente entusiasmada para conocer a dos mujeres - María Vitoria y Doris Hipolito, voluntarias brasileñas que han establecido una reputación con su trabajo pro vida. Además, Britton está entusiasmada de implementar la campaña de 40 Días en otros países. Pero ella no es la única que reconoce el impacto de la organización.

Una declaración oficial de la oficina del Papa Francisco al director de 40 Días dice: "Les asegura de su apoyo lleno de oración para Ud., sus compañeros y todos los que dedican su oración, ayuno y sacrificio para salvar vidas innumerables con la gloria a Dios".

Y sobre su viaje a Latinoamérica, Britton dijo, "Latinoamérica tiene una cultura muy católica. Quisiera ver cómo la gente va a reaccionar y participar en la campaña 40 Días".

Se puede enviar un correo electrónico a Stoddard: cstoddard@catholicherald.com.

© Arlington Catholic Herald 2015