El próximo paso para el nuevo edificio

First slide

La Junta de Supervisores del Condado de Loudoun  aprobó un plan para la nueva Escuela Secundaria católica Paul VI después que la diócesis encontró la manera de calmar las preocupaciones relacionadas con el aumento de tráfico en los alrededores de South Riding.

La diócesis va a suministrar al Condado $1.5 millones para llevar a cabo mejoras en el tráfico en Braddock Rd.

La diócesis, además agregó  provisiones en el plan de administración que permitirán que el condado pueda pedir revisiones a la propuesta para facilitar el tráfico, si fuera necesario.

Durante la reunión del 1 de noviembre, el Supervisor Matt Letourneau del distrito de Dulles manifestó su entusiasmo por el traslado de la escuela. La reubicación de Paul VI no solo le economizará fondos al condado, al sacar estudiantes del sistema de escuelas públicas, sino que también "constituye un beneficio para el condado al proporcionarle alternativas a sus ciudadanos", señaló Letourneau quien pertenece a la parroquia de Corpus Christi en South Riding.

Agregó " que desde todo punto de vista, Paul VI goza de una excelente reputación".

Aquí está la nueva Secundaria Paul VI

"La escuela Paul VI se parece a una familia, que cuando la casa le queda chica, tiene que buscar una nueva", dijo Ginny Colwell, Directora de la escuela. Aunque muchos están tristes por dejar el antiguo local de Fairfax City, la señora Colwell hizo notar todas las posibilidades que ofrece el traslado.

"Actualmente tenemos 16 acres y ahora vamos a tener 65", dijo. "Tendremos unas instalaciones más acordes con la envergadura de los estudiantes que deseamos continuar atrayendo".

La diócesis le compró el edificio actual a la Universidad de George Mason en 1983. Anteriormente lo había ocupado la antigua Fairfax High School.  La señora Coldwell indicó que "ahora estamos adquiriendo nuestro propio edificio ".

Continuó describiendo la nueva escuela Paul VI como "un centro de aprendizaje para el siglo 21".  Cuenta con laboratorios de ciencias  interactivos, un diseño de planta abierto, un auditorio  para 700 asientos y unas cuantas paredes portátiles que permitirán combinar las aulas si fuera necesario. En el corazón del edificio está la capilla, con capacidad para 180 estudiantes, a diferencia de la capilla improvisada que ahora tenemos en el actual edificio. "Esta si va a ser una verdadera capilla, que tendrá una auténtica  atmósfera de capilla", agregó.

Frente al edificio principal tendremos un pasillo  techado al aire libre que comunicará con el área del gimnasio.  Después estarán los campos de béisbol, de fútbol y las canchas de tenis.

Según Bob Nashed director de planificación diocesana:  "aquí tenemos un plan parecido  al de un campus", dijo al referirse a los planos desplegados del sitio. "Es un poco un enfoque de educación superior para una escuela secundaria... Esto se generó como respuesta a nuestro respeto por las áreas húmedas que hay en la propiedad "  .

Actualmente el cuerpo estudiantil es de alrededor de mil estudiantes. En la primera fase de construcción, el nuevo edificio tendrá cupo para 1,200 alumnos y luego la capacidad será para un  total de 2,000. El único salón con capacidad  para acomodar a todo el alumnado será el gimnasio.

Se prevé  que la construcción de este proyecto de $70 millones inicie en 2017. La fecha más cercana para la graduación que salga de las nuevas instalaciones será la clase de 2020. 

La señora Colwell indicó que en el nuevo edificio de South Riding se colocarán en un lugar prominente, recordatorios  del edificio de Fairfax, y agregó que no vamos a olvidar nuestra historia.

Traducción: Julia A. Jarquín 

 

 

 

© Arlington Catholic Herald 2016