La Semana Nacional de las Escuelas Católicas

First slide

Saludo a mis hermanos y hermanas en Cristo:   

En unión con todas las Diócesis del país, celebramos la Semana Nacional de las Escuelas Católicas desde el domingo 29 de enero hasta el sábado 4 de febrero. Esta es una magnífica oportunidad para celebrar el gran don de la educación católica aquí en la Diócesis de Arlington. Una vez más, el lema escogido este año por la Asociación Nacional para la Educación Católica es Escuelas católicas, comunidades de fe, conocimiento y servicio. Nuestra Diócesis tiene la bendición de contar con 37 escuelas elementales, 4 escuelas secundarias, 4 centros preescolares autónomos y 3 escuelas católicas independientes que educan a más de 17.600 niños desde Winchester hasta Arlington y desde Fredericksburg hasta Alexandria.  Esta Semana Nacional es un momento propicio para aprender más sobre nuestros planteles católicos. Los animo a asistir a una de las muchas jornadas abiertas al público en toda la Diócesis.

Tenemos mucho que celebrar aquí en nuestra Diócesis en lo que respecta a la educación católica. Nuestras escuelas elementales son innovadoras, están llenas de fe y son interesantes lugares de aprendizaje. Más del  60% de nuestras escuelas han recibido el Galardón Azul del Departamento de Educación de los Estados Unidos en virtud del cual se presta homenaje a los planteles con óptimos programas académicos.  Nuestras escuelas católicas son guiadas por párrocos y directores de gran talento y cuentan con el servicio dedicado de más de 1.400 educadores que ofrecen cada día una instrucción llena de las enseñanzas de Cristo.

También tenemos la bendición de contar con dinámicas escuelas secundarias católicas que realmente ponen en práctica el lema de comunidades de fe, conocimiento y servicio. Se gradúan 100% de los alumnos de nuestras escuelas secundarias y 98% son aceptados a universidades y otros planteles de educación superior. El año pasado, nuestros alumnos recibieron US$83,2 millones en becas y prestaron más de 350.000 horas de servicio en el país y en el exterior. Nuestros estudiantes verdaderamente practican el mensaje del Evangelio según se refleja en su generoso servicio al prójimo y a nuestras comunidades y en el hecho de que más de 130 vocaciones al Sacerdocio  y a la Vida Consagrada provienen de los egresados de nuestras escuelas secundarias. 

Deseo expresar mi reconocimiento a las personas de nuestras escuelas católicas que ayudan a los padres de familia en la educación y formación de sus hijos y a los feligreses de toda nuestra diócesis que aportan sus recursos económicos y su tiempo para apoyar a nuestras escuelas. Aprecio profundamente su generosidad. 

Que Nuestro Señor Jesucristo siga colmando de bendiciones a nuestras escuelas católicas para que puedan seguir siendo comunidades de  fe, conocimiento y servicio.

Cordialmente en Cristo,

Monseñor Michael F. Burbidge

Obispo de Arlington

© Arlington Catholic Herald 2017