Llevando a Cristo a Manassas Park

First slide
First slide
First slide
First slide
First slide
Previous Next

Los domingos por la mañana, medio gimnasio del Centro Comunitario de Manassas Park está repleto de sillas, carriolas de bebes y niños cantando. Pero la gente no entona porras en medio de un evento deportivo, sino que canta himnos porque está empezando la Misa.

Esta escena es parte de la Misa de las 9:30 a.m. celebrada por sacerdotes de la Iglesia de Todos los Santos en Manassas, la parroquia más grande de la Diócesis de Arlington. Esta es la tercera Misa en español que ofrece dicha parroquia, que cuenta con una gran población hispana.

El Padre Juan A. Puigbó, vicario parroquial de Todos los Santos, describe lo que está pasando en la ciudad de Manassas Park como "una primavera de bendiciones".

"La comunidad nació porque ya en nuestra iglesia grande necesitábamos más de dos Misas", dijo la feligresa Morena Rodríguez, quien coordina la Misa con su esposo. "Además mucha gente camina, no tiene transporte (para ir a la Misa)".

La comunidad de Manassas Park comenzó a reunirse en el 2010 con una Misa de Nochebuena en español y después una Misa en Semana Santa. Al notar la gran concurrencia, los sacerdotes de Todos los Santos se dieron cuenta de la necesidad de otra Misa en español en la ciudad de Manassas Park - en la cual, según estimados del Censo, los hispanos representan cerca del 35 por ciento de la población.

Rodríguez contó que además el Padre Puigbó notó que varios católicos hispanos de esa zona "estaban yendo con los hermanos separados, a otros grupos, por no tener orientación religiosa". Así pues, la Iglesia de Todos los Santos comenzó a dar Misas dominicales en el centro comunitario hace más de dos años, para apoyar a la comunidad de esa ciudad que tiene sed de celebrar su fe católica.

"Comenzamos con 200 o 250 personas y ahora somos más de 600 personas todos los domingos", dijo Rodríguez. "El domingo de resurrección se abrió todo el gimnasio y se llenó completamente".

Rodríguez y su esposo, Rolando, se encargan de armar el altar antes de cada Misa y asegurarse que los lectores, ujieres, coordinadores del Rosario y ministros de la eucaristía estén organizados antes de que lleguen los celebrantes, el Padre Puigbó o el Padre Jeb Donelan, vicario parroquial de Todos los Santos.

Los coordinadores de lectura bíblica de la parroquia han estado evangelizando de puerta en puerta para comunicarles a las personas del área que ya hay tres Misas en español e invitan a la gente a participar. La Misa extra ya es parte del boletín dominical de la parroquia de Todos los Santos.

Para Gabriel Medina y su esposa Diana Mandujano el tener una Misa a una calle de su casa les permite venir caminando con su hija Ashley.

"La gente se va enterando del horario y se hace más cómodo para venir y tener más tiempo en la tarde para estar con la familia", dijo Mandujano, quien está a dos semanas de dar a luz a su segunda hija.

Olga Vallejo dice estar contenta de tener la oportunidad de tener una Misa temprano.

Vallejo dijo que ella y otros hispanos de la comunidad buscaban una misa para poder "encaminarnos y entregar nuestro día, las primeras horas del domingo como día sagrado para el Señor".

Con el crecimiento de la comunidad, también se están ofreciendo oportunidades para profundizar la fe cerca a sus hogares. Se han organizado grupo de jóvenes, coro dominical y un grupo de evangelización que se reúne por más de dos horas los viernes.

"Si hay algo que nos llena de gozo en nuestra comunidad naciente de Manassas Park es que cada uno va consiguiendo su rol", dijo el Padre Puigbó durante una homilía del 18 de mayo. "Los niños, los jóvenes, los adultos tienen un espacio para servir en este cuerpo de piedras vivas".

Al final de su homilía, el Padre Puigbó, puntualizó que el ser "piedras vivas" -es decir el cumplir con la misión de ser discípulos de Jesús que fue dada el día del bautismo - va más allá del colaborar en un ministerio pastoral, sino que el ser seguidor de Cristo "debe incidir en la médula de nuestra vida".

"Lo importante es el terreno fértil de nuestra vida que empieza a producir frutos", dijo el Padre Puigbó. "La gloria es para Él y nuestra vida a su servicio".

Para contactar a Maria-Pia Negro escriba a mnegro@catholicherald.com.

Más fotos

Disponibles en nuestra página de Facebook >on.fb.me/1jAMLCf.

Read more

Para leer la version en ingles, vaya a "Bringing Christ to Manassas Park".

Si quiere enterarse de noticias de interés para la Comunidad Hispana de Arlington, vaya a la página En Español del Catholic Herald, bit.ly/HeraldEnEspanol,o en nuestra página de Facebook, on.fb.me/1jAMLCf. También puede leerlo en los periódicos disponibles en los vestíbulos de su parroquia.

© Arlington Catholic Herald 2014