Los sueños y los retos para el 2016

Hay un gran reto en la vida, creer en nosotros mismos, creer en lo que somos. Dios nos enseña de manera dura y difícil con retos y con lecciones cotidianas para enseñarnos a creer en quienes somos. Creo que uno de los grandes retos de esta sociedad moderna es creer en quienes somos y lo que podemos hacer y lograr.

No te preocupes por ser el mejor, no tiene caso, esos lugares ya están ocupados por los arrogantes y los ambiciosos que buscan querer alumbrar a causa de la luz de otros, no te preocupes por ser de esos. Tampoco por ser el primero de todo el grupo, considero que no tiene caso, esa posición no es eterna todos la andan buscando y hasta son capaces de destruir a los demás para estar ahí, no digo que no puede llegar, claro que sí puede llegar pero no pierdas ni tu tiempo ni tu energía ni tu felicidad por querer estar ahí, en vez de perder tu tiempo en esas barbaries, mejor hay que preocuparse "por dar lo mejor de ti mismo, por esforzarte, por ser tú mismo" eso si es diferente, ese es el deber de todo cristiano y de todo hombre y mujer valiente, dar lo mejor de nosotros mismos, es atrevernos a ser diferentes, atrevernos a conquistar el mundo sin importar lo que los cobardes y los frustrados piensen. Ser diferente es brillar con luz propia, es escribir una historia propia, diferente, con autenticidad, sin plagiar los caminos y los pasos de otros.

Cuando Dios nos creó, nos creó únicos, nos creó pensando en nosotros como sus hijos, nos creó para que conquistáramos y transformáramos el regalo más bello que nos dió, su creación, el universo. De echo se lo dice a Adán cuando está en el Paraíso, "Sean fecundos y multipliquen la tierra..." (Gen.1,28). Con esto, Dios nos ha creado con un plan concreto, con una misión con una vocación específica.

Te creó a su imagen y semejanza, esto quiere decir que te creó con capacidades especiales, estas capacidades son la inteligencia, la voluntad y la libertad. Por tanto, hay que caminar con paso firme y decidido. Dios nos reta, y nos reta en serio, nos reta a soñar en grande, nos reta a soñar con escalar montañas; siempre he dicho que aquel que no sueña es alguien que se condena así mismo al fracaso, a estancarse a vivir de migajas mendigando amor...

Sueña en alcanzar cosas grandes y conquistar lo mejor. Sueña en alcanzar cosas grandes haciendo las cosas pequeñas que ya nos toca que hacer. Con las cosas pequeñas inician las grandes empresas. Dios nos creó pequeños, de arcilla, de barro pero nos dio las herramientas para ir más allá.

Hay muchos que sueñan con llegar a tener una profesión y se desaniman porque ya hay muchos, y tienen razón, hay muchos, pero tú y yo podemos hacer la diferencia dentro de todos, siendo diferentes.

Hemos terminado un año y estamos estrenando otro, es hora de comenzar con un nuevo reto, estoy más que seguro que para este tiempo muchos ya se han desanimado y han echo los mismos propósitos sin sentido, y digo sin sentido porque son propósitos que se hacen para salir del paso... Proponte conquistar tu montaña más grande... Cuál es esa? Tu fe? Tu carácter? Tu autoestima? Será el mejorar tu relación familiar o tu matrimonio. El conquistar tus miedos? Las críticas que los demás hacia ti... Hay tantas montañas.

No tengas miedo, creo que nuestro principal reto cada año es conquistar tus miedos, nuestros miedos; apartarnos de eso y comenzar a caminar hacia tu realización cristiana de fe y amor... Abre tu oído a la vos de Dios y a su voluntad. Dios siempre tiene algo que decir, y algo que pedirnos, siempre tiene un proyecto por continuar. Si Dios nos inspira algo, el mismo nos dará los medios para construirlos, con lo único con lo que el cuenta es con tigo, con tu sí.

Si desde un pesebre y establo Dios hizo manar su gracia, haciendo que su hijo desde la sencillez nos redimiera, puede hacer mucho más con tigo que eres su hijo. Las circunstancias no son el problema, el problema eres tú que eres negativo. Dios quiere que vivas y él lo dice: "Yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia..." (Jn.10,10)

Esa vida en abundancia es nuestra realización personal... Por tanto sueña, sueña en grande y persigue tus sueños y conquista tus montañas y destruye tus miedos. Sueña en grande porque Dios desde hace tiempo sueña con tigo. Naciste de un gran sueño de Dios, el sueño de que tengas vida y que seas un ser humano pleno.

Feliz año y que todas tus metas se hagan realidad.

No tengas miedo y atrévete a ser diferente.

© Arlington Catholic Herald 2016