Mensaje de Monseñor Burbidge, Obispo de Arlington, con motivo de la celebración del día del Reverendo Dr. Martin Luther King, Jr.

First slide

Al celebrar el lunes 16 de enero el Día del Reverendo Dr. Martin Luther King, Jr., recordemos su legado que sigue siendo una fuente de inspiración y un desafío para que rechacemos el racismo en todas sus formas y construyamos una cultura en la cual se respete la dignidad innata de todo hombre, mujer y niño. Como Obispo de Arlington, tengo presente que nuestra diócesis de más de 600.000 católicos de gran diversidad étnica incluye a una vibrante comunidad católica de raza negra que sigue enriqueciéndonos a todos.

Nuestra fe cristiana nos llama a proteger, preservar y defender la dignidad humana sin equivocación. Por lo tanto, nuestro Catecismo nos enseña que, “Hay que superar y eliminar, como contraria al plan de Dios, toda forma de discriminación en los derechos fundamentales de la persona, ya sea social o cultural, por motivos de sexo, raza, color, condición social, lengua o religión” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1935). 

Que nuestra fiesta de conmemoración del Dr. King sea algo más que un día “libre” de las obligaciones del trabajo y de la escuela y que lo veamos como una oportunidad de servir a los más vulnerables, alcanzar a los rechazados, defender los derechos de los oprimidos y maltratados y promover la paz en nuestras comunidades. Al reflexionar sobre la vida y el legado del Dr. King, que nos sintamos inspirados a amar y a servir  a nuestro prójimo, siempre unidos como miembros de la familia de Dios.

© Arlington Catholic Herald 2017