Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Sacerdotes Hombres de Esperanza y Profetas del Mundo

First slide

De los sacerdotes el mundo Católico espera que sean primero que todo Santos, hombres consagrados, portadores de fe, esperanza y maestros de gran testimonio espiritual, con autoestima positiva, profetas de la nueva Evangelización local e internacional, enamorados de Cristo y María y sobre todo multiplicadores del Evangelio de Jesús. 

Es triste y Cristo llora cada vez que un Sacerdote falla, cuando el representante de Cristo sobre la tierra es acusado por abuso sexual o las noticias lo ponen en las portadas por cualquier tipo de escándalo.

Llego la hora de proteger y orar mas por los Sacerdotes y los religiosos.

Nuestra sociedad necesita recobrar la confianza en la Iglesia y que las familias también se comprometan a orar por las vocaciones Sacerdotales y religiosas, el compromiso vocacional es de todos y para todos.

Cada Sacerdote lleva dentro de su corazón la divinidad compartida por Cristo como Padre y hermano en la fe. 

La divinidad está unida por la fuerza al corazón porque Dios es amor, Dios es corazón. Porque Cristo es amor, está en el corazón de la Iglesia llamada a servir el amor desde la identidad con la unidad. Y como el Sacerdote está llamado a ser otro Cristo, también esta desafiado a ver y sentir desde el corazón, a vivir la unidad desde el corazón, a procurar la armonía desde la fuente de la divinidad: Dios corazón. De esta convicción nace la gran meta de Santa Teresita de Lissieux: “En el corazón de la Iglesia yo seré el amor”.

Para un Sacerdote ser signo de la unidad de Cristo con la Iglesia, y poder producir la unidad entre los Católicos debe practicar la humildad no la soberbia ni mucho menos la arrogancia, debe en sus homilías hablar del Evangelio el amor y la misericordia de Dios y no utilizar indirectas ni palabras nocivas que lastimen a los feligreses, debe mostrar ante la comunidad un Dios vivo y resucitado.

El Sacerdote como todo Cristiano tiene un desafío por delante, y es el de ser un agente cualificado de unidad y de mucha oración. 

Un Sacerdote debe ser un modelo en la escucha a los demás: concentrándose mas en lo que dice el interlocutor que en lo que esta pensando; valorando los puntos positivos e interesantes del interlocutor con tal de ganar su afecto en aras de su crecimiento y el de la comunidad.

No es secreto el hecho de que la figura del Sacerdote, tanto en la comunidad en que trabaja, como en su entorno social en sentido general, es interpelada con desdén, es enjuiciada con percepciones personales, es vista con recelos desconfianza y hasta con criticas. La imagen del Sacerdote es prácticamente diferente en cada persona o clase que le define. En vez de criticar o enjuiciar al Sacerdote. Practiquemos el perdón y oremos por El.

Padre Hoyos es el director diocesano del Apostolado Hispano.

© Arlington Catholic Herald 2019

@jhoyos04