Después de redada, obispo dice que sistema de inmigración aumenta sufrimiento

First slide

WASHINGTON — El obispo de Cleveland dijo que una reciente redada de inmigración en un negocio de jardinería de Ohio deja claro "que nuestro sistema de inmigración contribuye al sufrimiento humano de los inmigrantes y la separación de las familias".

En una declaración del 6 de junio de la Diócesis de Cleveland, el obispo Nelson Pérez dijo que sintió "una gran tristeza" por las familias afectadas por la redada y cuyas vidas se vieron afectadas.

Según informes, unos 200 agentes de Inmigración y Control de Aduanas, conocidos como ICE, rodearon dos propiedades del negocio Corso's Flower and Garden Center y arrestaron a más de 100 trabajadores cerca de Sandusky, Ohio el 5 de junio. Una nota del 6 de junio en el Washington Post decía que "las familias de los trabajadores arrestados se reunieron en la Iglesia Católica San Pablo en Norwalk, Ohio, buscando respuestas sobre el paradero de sus seres queridos".

En Facebook, el grupo Hola Ohio publicó fotos el 6 de junio de algunos niños buscando información sobre sus padres que fueron arrestados durante la redada y que se habían reunido en la iglesia San Pablo. En Facebook, Veronica Dahlberg, directora ejecutiva de la organización, dijo que las familias estaban "angustiadas, llorando, asustadas, extrañando a seres queridos y sin saber qué hacer". A través de Twitter, dijo que algunos niños quedaron en una guardería después de la redada porque no había quien fuera por ellos.

En una declaración de la Diócesis de Cleveland, el obispo Pérez ofreció oraciones, y pidió las oraciones de todas las personas de buena voluntad, y que las familias afectadas "no sean separadas en los días y semanas siguientes".

Dijo que los obispos de la Iglesia Católica tienen el deber de señalar las consecuencias morales de un sistema que no funciona.

La iglesia está abogando por una reforma integral de inmigración para que las personas puedan obtener un estatus legal en el país e ingresar legalmente a los Estados Unidos para trabajar y mantener a sus familias, dijo el obispo Pérez.

"Dado que esto es una responsabilidad de nuestro Congreso, los animo a que hablen con sus legisladores que abogan por la reforma de nuestro sistema actual," dijo.

El 7 de junio, la Alianza de Inmigrantes de Toledo y la Red de Respuesta Rápida (una coalición de activistas, líderes comunitarios y organizaciones locales) se reunieron para una conferencia de prensa y discutieron los efectos de la redada en la comunidad. Una de las personas que habló durante el evento fue el sacerdote católico Tony Gallagher, quien pidió a personas que pertenecen a comunidades de fe que actuaran, e imploró a otros que se pusieran en el puesto de los inmigrantes y que "comprendieran su humanidad".

El padre Gallagher dijo que hay que preguntar si los creyentes estaban listos para enfrentar la injusticia, la clara ausencia de respeto y compasión "hacia nuestras hermanas y hermanos que obstinadamente vienen a nuestra frontera (huyendo) de la tiranía y las condiciones inferiores, buscando solo una vida humana para ellos y sus hijos".

La división de familias no se puede tolerar por ningún creyente, dijo, y agregó que ir al templo, a la iglesia, a una mezquita, o a cualquier otro lugar de culto, o ondear una bandera estadounidense, cantar himnos, nada de eso sirve para el bien, si una persona no ve las necesidades de los inmigrantes de una manera justa y con compasión.

"Esos esfuerzos son solo una farsa, a menos que actuemos", dijo. "Si no actuamos, somos charlatanes religiosos y ciudadanos ingratos".

© Arlington Catholic Herald 2018