Gobierno busca inspección de propiedad de la iglesia para muro fronterizo

First slide

WASHINGTON — Autoridades federales quisieron entrar a dos propiedades que pertenecen a la Diócesis de Brownsville, Texas, para inspeccionar el terreno para construir parte del propuesto muro fronterizo, pero en una declaración del 29 de octubre, el obispo de Brownsville, Daniel E. Flores, dijo que no dio su consentimiento de tal uso porque la estructura "limitaría la libertad de la iglesia para ejercer su misión en el Valle del Río Grande".

También dijo que "sería una señal contraria a la misión de la iglesia".

"Si bien el obispo tiene el mayor respeto por las responsabilidades de los hombres y mujeres involucrados en la seguridad fronteriza, en su juicio, las propiedades de la iglesia no deben ser utilizadas con los fines de construir un muro fronterizo", dijo el obispo Flores en un comunicado difundido por la diócesis.  

La diócesis dijo que recibió "una notificación oficial" del gobierno que dice que "documentos" se han presentado en un tribunal federal para el Distrito Sur de Texas en McAllen y solicitan "el derecho de entrada" a las propiedades, algo que se esperaba.

"Hay más en este pleito de lo que se puede ver", dijo Kevin Appleby, director de política de migración internacional para el Centro para Estudios de Migración (Center for Migration Studies) con sede en Nueva York. "El gobierno también está enviando un mensaje político. El obispo tiene razón en disputarlo".

Appleby dijo en un correo electrónico enviado el 29 de octubre a Catholic News Service que la razón por cual el piensa que es más que un pleito legal, por parte del gobierno, es que también se mete en territorio político, ya que la Iglesia Católica "ha apoyado (con consistencia) los derechos de los inmigrantes y generalmente se ha opuesto al muro fronterizo".

La iglesia también ha sido vista tradicionalmente como un lugar seguro para los inmigrantes, dijo.

© Arlington Catholic Herald 2018