Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Papa: Tener un amigo pobre te ayudará a llegar al cielo

First slide

CIUDAD DEL VATICANO — Los pobres son el tesoro de la iglesia porque le dan a cada cristiano la oportunidad de "hablar el mismo idioma que Jesús, el del amor", dijo el papa Francisco, celebrando la Misa por la Jornada Mundial de los Pobres.

"Los pobres facilitan nuestro acceso al cielo", dijo el papa en su homilía el 17 de noviembre. "De hecho, abren el tesoro que nunca envejece, lo que une la tierra y el cielo y por lo que la vida realmente vale la pena vivir: el amor".

Miles de pobres y voluntarios que les ayudan se unieron al papa Francisco para la Misa en la Basílica de San Pedro. Después de la liturgia y la recitación de la oración del Ángelus en la Plaza de San Pedro, el papa Francisco organizó un almuerzo para 1,500 de ellos, mientras que miles más en toda la ciudad disfrutaron de una comida festiva en comedores populares, salones parroquiales y seminarios.

El papa y sus invitados fueron atendidos por camareros voluntarios vestidos de blanco en la sala de audiencias del Vaticano y disfrutaron de una comida de tres platos de lasaña, pollo en salsa de crema de hongos con papas, seguido de postre, fruta y café.

Para hablar el idioma de Jesús, el papa dijo en su homilía, no se debe hablar de uno mismo ni seguir los propios intereses, sino priorizar las necesidades de los demás.

"Cuántas veces, incluso cuando se hace el bien, reina la hipocresía del 'yo': hago el bien, pero la gente pensará que soy bueno; ayudo, pero atraigo la atención de alguien importante", dijo el papa Francisco.

En cambio, dijo, el Evangelio alienta la caridad, no la hipocresía; "dar a alguien que no puede devolverte el dinero, servir sin buscar una recompensa o algo a cambio".

Para sobresalir en eso, dijo el papa, cada cristiano debe tener al menos un amigo que sea pobre.

"Los pobres son preciosos a los ojos de Dios", dijo, porque saben que no son autosuficientes y saben que necesitan ayuda. "Nos recuerdan que así es como se vive el Evangelio, como mendigos ante Dios".

© Arlington Catholic Herald 2019