Carta de Navidad del Monseñor Burbidge

First slide

Navidad de 2017

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Al celebrar el nacimiento de Nuestro Señor y Salvador, somos profundamente conscientes de la necesidad de rezar para que la paz de Cristo reine en nuestro mundo, en nuestra nación, en nuestro hogar y en nuestra vida. Presenciamos mucha turbulencia, agitación y división en nuestro medio. A pesar de eso, no nos desesperamos. Nuestro Rey recién nacido nos ha mostrado el camino de la paz y la unidad.

Recemos para que los líderes de nuestra nación y de todo el mundo permitan que el Señor guíe sus decisiones y tengan siempre presente la naturaleza sagrada de toda vida humana y la dignidad de cada ser humano. Recemos para que todos los pueblos reconozcan que están unidos como la santa familia de Dios y respondan al tratarse mutuamente con caridad y respeto. Recemos para que, en nuestra propia vida, tengamos la gracia de amarnos, honrarnos y perdonarnos los unos a los otros. De una forma especial, que nuestra oración nos lleve siempre a buscar la paz no en las promesas vacías del mundo sino en el Único que nos puede sostener y proteger.

Abrigo la esperanza de que lo que hagamos en la Navidad continúe durante el Año Nuevo y ruego que así sea: que nuestra máxima prioridad sea mantener nuestra relación con el Señor, que compartamos nuestros dones y recursos con todos los necesitados y que seamos instrumentos de su paz en nuestras comunidades y en nuestros hogares y sitios de trabajo.

Tengan la seguridad de que los recordaré de manera especial en las Misas que celebraré en la Navidad. Por intercesión de María, Nuestra Madre, y de San José, que Nuestro Señor Jesús los colme de sus más selectas bendiciones en la Navidad y siempre.

Atentamente en Cristo,

Monseñor Michael F. Burbidge

Obispo de Arlington

© Arlington Catholic Herald 2017