Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Declaración de Monseñor Michael F. Burbidge sobre el fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos, referente a la definición jurídica del “sexo” en la Ley de Derechos Civiles

First slide

En el fallo de esta semana en el caso de Bostock contra el Condado de Clayton, la Corte Suprema ha traspasado sus límites e impuesto una definición jurídica que promueve una comprensión confusa de la naturaleza y del diseño de la persona humana. Al tratar de abordar un problema laboral, la opinión de la mayoría asigna a la palabra “sexo” un significado que los promulgadores de la Ley de Derechos Civiles de 1964 jamás se hubieran imaginado y que el propio Congreso se ha negado a adoptar. En realidad, la definición del “sexo” establecida por la Corte es tan amplia que verdaderamente priva a esa palabra de cualquier importancia real. 

Este fallo puede tener repercusiones que van más allá de los derechos civiles y de las leyes laborales. La Corte Suprema decidió equívocamente que no hay nada distinto entre ser hombre o ser mujer. Esta decisión, incorporada ahora al precedente de la Corte, solamente perpetúa la mala comprensión de nuestra cultura sobre la propia naturaleza de la persona humana. 

La verdad y la belleza de ser hombre y de ser mujer provienen de la voluntad de Nuestro Creador y son evidentes en la naturaleza. Esta distinción y complementariedad forman los elementos básicos de la familia, que es el propio fundamento de toda sociedad sana y estable. Recemos para que Dios, nuestro Creador y Redentor, siga iluminando nuestros corazones y mentes para percibir y vivir esta verdad, ahora y siempre.

© Arlington Catholic Herald 2020