Declaración de Obispo Burbidge con motivo de la celebración del día 4 de julio

First slide

Cada año, los estadounidenses se reúnen en oración y con gratitud porque, hace cerca de dos siglos y medio, hombres y mujeres sacrificaron todo para liberarse de la tiranía existente en esa época en esta gran nación. Desde entonces, muchos más han hecho el máximo sacrificio en defensa de los derechos que Dios nos ha dado y que están consagrados en la Constitución de los Estados Unidos. Aunque los años hayan pasado, nuestro reconocimiento nacional de las virtudes de libertad y justicia se ha mantenido firme e inalterable.

Somos “una Nación ante Dios” y tenemos la bendición de vivir en una tierra de abundancia, donde es posible ir en busca de sueños que mejoren la vida de las personas, sus familias y sus comunidades. Que nunca dejemos de expresar nuestro reconocimiento por quienes hicieron posible nuestra libertad y que continuemos aprovechando lo que se nos ha dado, con el fin de que las futuras generaciones gocen siempre de los frutos de esta tierra de oportunidad, esta ciudad asentada sobre una colina.

Que hoy y siempre Dios bendiga con su paz a los Estados Unidos de América, a ustedes y a sus familias.

© Arlington Catholic Herald 2018