Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Mensaje de Monseñor Michael F. Burbidge con motivo de la Semana Nacional del Matrimonio 7-14 de febrero de 2021

First slide

Este año, del 7 al 14 de febrero, celebramos la Semana Nacional del Matrimonio. Cada año, la Iglesia hace una pausa por una semana para apoyar y fomentar el matrimonio santo en los Estados Unidos y alrededor del mundo. Su matrimonio es un don para nuestra cultura, una señal del amor inquebrantable de Dios por su pueblo y una luz para la próxima generación.

Envío mi más sincera expresión de gratitud a tantas parejas casadas en la Diócesis de Arlington, que optan por vivir a diario el plan de Dios para el amor conyugal por medio de la entrega total de sí mismas y de una apertura hacia la vida. Su testimonio es una señal de alegre esperanza para nuestra Diócesis y particularmente para los adultos jóvenes que anhelan ingresar a un matrimonio fructífero, fiel y duradero, de acuerdo con las enseñanzas de Jesús.  

En el mundo de hoy existen muchos desafíos y algunas personas han perdido la esperanza de que el matrimonio para toda la vida sea siquiera una expectativa real. Necesitamos hacer todo cuanto esté a nuestro alcance para recordarles a otras personas la belleza fundamental y la importancia del matrimonio. Las parejas que se aman y se ayudan mutuamente con una devoción total y permanente son un poderoso testimonio y una forma de evangelización que les muestra a los demás que es posible tener un matrimonio gratificante para toda la vida y que ese es el camino más seguro al Cielo para cualquier persona llamada a esta vocación.

Durante esta Semana Nacional del Matrimonio, permítanme animar a las parejas casadas y comprometidas a ponerse bajo la protección celestial de María y José, quienes experimentaron directamente las angustias y alegrías de la vida familiar. Con todo respeto, les pido que, durante esta semana, consideren la posibilidad de rezar juntos al menos un Rosario por la paz y la sanación en las familias. Al sentarse a rezar juntos el Rosario en unidad espiritual, conectarán sus penas, alegrías, dones conyugales y dificultades con el Inmaculado Corazón de María. 

Que Nuestro Señor siga bendiciendo a todos los llamados a ingresar y a vivir en el Sacramento del Matrimonio y que el amor que ustedes comparten se fortalezca con el transcurso de cada nuevo día.

© Arlington Catholic Herald 2021