Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Rezar el Canto Rosario como nunca antes

Mayo es el mes de la Virgen y el mes del Santo Rosario. Quizás muchos no conocen la belleza del Santo Rosario o piensan que es decir una serie de palabras sin sentido. Lo que no tiene sentido es pasar la vida sin saber el arma tan poderosa que es el Santo Rosario. Vamos a ver la gran influencia y poder que tiene la intercesión de la Virgen a través del Santo Rosario.

 

Primero, el poder de la conversión. ¿Sabes cual es la historia del rosario? La Virgen María le dio el Santo Rosario a Santo Domingo cerca del año 1214 como arma para que luchara contra la herejía de los Albijenses que se estaba difundiendo por toda Francia y Europa. Esta era una terrible herejía que decía que solo el alma era buena y el cuerpo era malo. Pensaban que los seres humanos eran almas encarcelados en cuerpos y que había que liberarlos por eso hasta motivaban a la gente a suicidarse. Como católicos sabemos que somos una unión de alma y de cuerpo y que tanto nuestro cuerpo como nuestra alma han sido creados buenos por Dios. Santo Domingo viajó y predicó por toda Europa y en especial por Francia predicando la verdad de la fe y con la ayuda del Santo Rosario convirtió a muchos y paró la propagación de esa terrible herejía. ¿Por qué no empiezas a rezar por la conversión de tantas personas que no creen en Dios o que creen cosas erróneas de la fe para que puedan conocer la verdad?

 

Segundo, el poder de la victoria contra los enemigos de la fe. En 1571 que hubo una gran batalla marítima llamada la Batalla de Lepanto donde las fuerzas cristianas estaban luchando contra la gran fuerza musulmana turca que querían invadir a Europa. Los Turcos tenían superiores fuerzas marítimas y de barcos. El Papa Pio V mando a que todas las Iglesias estuvieran abiertas día y noche para que los fieles fueran a rezar el Santo Rosario. Milagrosamente la flota cristiana ganó y repulsó a los turcos. El Papa instauro ese día, 7 de octubre, como el día de Nuestra Señora de la Victoria, por la gran victoria que habían recibido. Sin embrago, dos años después cambio el nombre a Nuestra Señora del Rosario ya que la victoria vino a partir del Santo Rosario. ¿Por qué no empiezas a rezar por el triunfo del Inmaculado Corazón de María a través del Santo Rosario sobre las almas de los enemigos de la fe?

 

Tercero, el poder ayudar a salvar a las almas del infierno. El 13 de octubre de 1917 la Virgen María se apareció a tres pastorcitos en Portugal. Estas apariciones se dieron entre el 13 de Mato hasta el 13 de octubre cada 13 de mes (con la excepción del 13 de agosto cuando los pastorcitos fueron encarcelados). En la aparición del 13 de julio de 1917 la Virgen les mostro a los tres pastorcitos una visión del infierno. Esta visión conmovió tanto a los pastorcitos (que solo tenían 7, 9 y 10 años) que le imploraban a la Virgen les permitieran hacer lo que fuera necesario para que las almas no fueran al infierno. La Virgen les dijo que hicieran ayunos y que rezaran el Santo Rosario por las almas que van en camino al infierno o que mueren sin que nadie rece por ellos. ¿Por qué no empiezas a rezar el rosario por la conversión de las personas especialmente aquellos que viven a espalda de Dios y están en peligro de ir al infierno, especialmente los de tu propia familia?

 

Cuarto, el poder de hacernos santos. Todos queremos ser santos e ir al cielo. Obviamente, es a través de la muerte y resurrección de Jesús que se nos abren las puertas del cielo. Sin embargo, hay que corresponder a esa gracia. Los santos son aquellos que con su vida hicieron la voluntad de Dios y le correspondieron a su amor y por lo tanto están en el cielo. Si quieres ser el mejor atleta es bueno entrenar como entrenan los atletas. Si quieres ser santo entonces hay que entrenar como lo hicieron los santos. ¡Si sabemos que ellos están en el cielo y que el rosario fue un arma poderosa en sus vidas entonces imitemos su ejemplo y recemos con devoción el rosario! Escuchemos lo que dicen algunos santos sobre el rezo del Santo Rosario. “Nunca nadie que reza su Rosario todos los días se extraviará”, dijo San Louis de Montfort. “El mejor método para rezar es rezar el Rosario,” dijo San Francisco de Sales. "Nuestra Señora nunca me ha rechazado una gracia a través de la recitación del rosario”, dijo San Padre Pío. "El alma que me recomendó recitando el Rosario no perecerá", le dijo la Virgen María a Santo Domingo.

 

En este mes de mayo hagamos el esfuerzo de rezar como familia el Santo Rosario todos los días. Que a través de nuestra oración del Santo Rosario la Virgen nos conceda la conversión de los que están alejados de Dios, la victoria contra los enemigos de la fe, la salvación de las almas y la gracia de ser santos.

 

Briceño, una virgen consagrada, se dedica a la evangelización a través de su ministerio happyfeetministries.com.

 

© Arlington Catholic Herald 2020