Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

El pesebre, símbolo de Esperanza en Navidad

Uno de los recuerdos más preciosos de mi niñez que guardo con amor y que no creo olvidar jamás, es la colocación del nacimiento en mi casa, se colocaba de manera muy especial y con mucho amor. Recuerdo que mi madre lo preparaba con mucho esmero, y lo adornaba con frutas, plantas y animalitos fabricados de barro; pastores, casitas de cartón, y muchos otros adornos extraídos de la tierra. Recuerdo que el veinticuatro por la noche pasábamos horas contemplando aquella dulce y cálida escena que nos transportaba al primer nacimiento en Belén. Crecí creyendo que Jesús es el centro de la Navidad, y que sin Él nada en esta época tiene sentido, por esa razón en cada casa debía y debe de haber un gran nacimiento como recuerdo de lo que celebramos en esta época. En cada casa que visitábamos, había un pesebre grande y vistoso, era un orgullo hacerlo grande, y reventar fuegos artificiales como signo de que ya se había colocado en aquella casa el pesebre.

Me da mucha tristeza que en la época actual ya en muchos hogares no se coloca más este precioso signo, lo hemos suprimido con otras decoraciones vacías y sin sentido; no sé si será que hemos perdido el sentido de la Navidad o es que nos avergonzamos, o lo que es peor, hemos olvidado la razón y el sentido de la Navidad.  

Según la tradición y la historia de la Iglesia, el primer nacimiento fue colocado por San Francisco de Asís en la noche buena de 1223, en una cueva cercana a una ermita en Greccio, Italia. El santo, realizó esta primera escenificación de este maravilloso momento, no con imágenes, sino que lo hizo en vivo, con algunos habitantes de aquel poblado y con animales verdaderos, utilizando como referencia el evangelio de San Lucas, que narra la Natividad de Jesús. Desde ahí en casi toda la tierra se pone este maravilloso signo, como recuerdo de la encarnación del hijo de Dios.

“San Francisco realiza una gran obra de evangelización con la simplicidad de aquel signo. En enseñanza ha penetrado en corazones de los cristianos y permanece hasta nuestros días como una manera genuina de representar con sencillez la belleza de nuestra fe, porque manifiesta la ternura de Dios. Él, el Creador del universo, se abaja a nuestra pequeña” (AS #3). En su simplicidad, el pesebre transmite esperanza; porque cada uno de los personajes está inmerso en esta atmósfera de esperanza.

Considero que cada familia, debería de tomarse el tiempo para colocar un sencillo pero visible pesebre en sus casas, no como un adorno más, sino como un signo que nos acreciente la fe, y nos estimule en la esperanza. La preparación del pesebre en nuestras casas nos ayuda a revivir la historia que ocurrió en Belén, los padres de familia deberían de utilizar esta escena para catequizar a sus hijos y mostrarles la forma que Dios eligió para hacerse uno de nosotros. Haciéndose pobre, sencillo, humilde. Que al momento de colocar cada una de las figuras, se tenga claro que significa y porque están ahí.

El Papa Francisco este año nos regaló una pequeña carta apostólica titulada “admirabile signum” (Signo Admirable), en la cual, explica el valor y el significado de la Navidad, y la cual les invito a leer de manera detenida y que puede servir como meditación personal ante este misterio. El Papa explica cada uno de los signos visibles en el pesebre.

“¡Cuánta emoción debería acompañarnos mientras colocamos en el belén las montañas, los riachuelos, las ovejas y los pastores! De esta manera recordamos, como habían anunciado los profetas, que toda la creación participa en la fiesta de la venida del Mesías. Los ángeles y la estrella son la señal de que también nosotros estamos llamados a ponernos en camino para llegar a la gruta y adorar al Señor. Vayamos, pues, a Belén, y veamos lo que sucedió y lo que el Señor nos ha comunicado” (Lc 2,15), así dicen los pastores después del anuncio hecho por los ángeles. Es una enseñanza muy hermosa que se muestra en la sencillez de la descripción. Una diferencia de tantas personas que dicen hacer otras mil cosas, los pastores se convierten en los primeros testigos de la esencia, es decir, de la salvación que se les ofrece. Son los más humildes y más pobres, quienes saben, el receptor de los acontecimientos de la encarnación. A Dios que viene a nuestro encuentro en el Niño Jesús, los pastores respondieron poniéndose en camino hacia Él, para un encuentro de amor y de agradable asombro. Este encuentro entre Dios y sus hijos, gracias a Jesús, es el que da vida precisamente a nuestra religión y constituye su singular belleza, y la respuesta de una manera particular en el pesebre” (Admirabile Signum #5).

Quiero invitar a todos a que nos esmeremos en poner un nacimiento en nuestras casas, hacerlo con amor, en el que podemos contemplar la imagen de Belén, el pesebre, los pastores, los magos, José y María, y que sea una actividad que fomente la unión familiar y que nos ayude a meditar en el misterio de la Navidad y en las virtudes de cada uno de los personajes. A través de los sentidos se eleva nuestro espíritu ante este gran acontecimiento. ¡Les deseo a todos de antemano una feliz y santa Navidad!

El Padre Díaz es vicario parroquial en Nuestra Señora de los Ángeles en Woodbridge.

© Arlington Catholic Herald 2019