Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Cristo tiene el poder de transformarnos

First slide

Como Católicos inmigrantes no podemos desconocer ni ignorar que muchas de nuestras familias están pasando por momentos difíciles por la situación migratoria que nos ha llenado de pánico, miedo y terror.

“Mas todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como un espejo la gloria del Señor, nos vamos transformando en esa misma imagen cada vez mas gloriosos: así es como actúa el Señor, que es Espíritu” (2 Cor 3, 18).

Es necesario que todos nos unamos y frecuentemos mas nuestra Iglesia que le pidamos a Jesús que cada día nos proteja y que terminen la persecución, las redadas y las deportaciones. Pero es necesario que cambiemos esa actitud de pesimismo, de negativismo y nos dejemos transformar por la fuerza del Espíritu Santo. Es necesario que todos nos esforcemos por generar un ambiente propicio para el cambio y la transformación de las personas. Nadie tiene que estar condenado por su situación migratoria, ni debemos acomplejarnos por ser pobres o hispanos, todo lo contrario orgullos de ser hijos e hijas de Dios.

Dios actúa y puede transformarnos a todos: si estamos dispuestos El hace maravillas en nosotros. Tiene poder para hacernos nuevos y nosotros debemos creerle.

Tenemos que aprender a creer en el otro y a no estar recordando su pasado, su equivocación; es necesario que esta sociedad nos de una nueva oportunidad. No rotulemos a la gente, eso es lo peor que podemos hacer si queremos que alguien sea mejor.

Cuando etiquetamos a las personas no solo les estamos haciendo daño a ellas, sino que también estamos dudando del poder de Dios, que siempre es renovador.

Tenemos que reconocer: ¿Quiénes somos? ¿De donde venimos? Y ¿Cuál es nuestra historia?

La familia de Jesús también fue inmigrante y les toco luchar muy duro y pasar por muchas penas y obstáculos.

“El ángel del Señor se apareció en sueños de José y le dijo: “Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; allí estarás hasta que te avise” (Mt 2, 13).

Desde que Jesús nace es identificado con la historia del Israel peregrino, emigrante y refugiado. Como cualquier persona, Jesús fue madurando poco a poco el sentido y el alcance de su misión en contacto con la gente y con la realidad: “Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en el favor de Dios y de lo hombres” (Lc 2, 52).

Igual que los demás humanos, paso por un proceso de aprendizaje, por fases de crecimiento y de sentido y supo captar la voz de Dios en los acontecimientos que vivía. Su estilo de vida es una invitación para que adoptemos un talante similar al suyo, aunque teniendo en cuenta, claro esta las circunstancias actuales, pues Jesús lo Transforma todo.    

Padre Hoyos es el director diocesano del Apostolado Hispano.

© Arlington Catholic Herald 2019