Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Jesus está en el teletrabajo

El Covid-19 fortaleció más nuestra Fe Catolica. Los Catolicos en el mundo entero hemos experimentado en esta cuarentena que nos ha dejado el Coronavirus muchos cambios drasticos y tambien cuestionameintos sobre nuestra Fe Catolica.

Primero nos obligó a tener el retiro espiritual mas grande y largo de nuestra vida espiritual, convirtio los hogares en Iglesias domesticas uniendo a las familias a rezar todos los dias el Santo Rosario, a escuchar alabanzas cristianas, a leer y meditar la Biblia, a leer mas libros sobre la vida de los Santos y lo que más toco nuestros corazones y nos sorprendio fue vivir, seguir y sentir la presencia de Jesus en las redes Sociales a travez de las Santas Eucaristias y horas Santas.

Si definitivamente la cuarentena por el Covid-19 ha hecho que muchas personas cambiaran sus rutinas diarias! El de acoplarnos a vivir los 7 dias de la semana las 24 horas del dia juntos, conociendonos y apreciandonos mas, desde tener que hacer ejercicios en casa, recorrer museos virtuales, hasta ver peliculas y videos virtuales con amigos, sin salir de la casa.

En un Segundo a los Catolicos y al mundo entero nos cambio la vida. Desde el Papa Francisco, los Obispos y Sacerdotes, ahora utilizan mas el Youtube, el Instragram y el Facebook ofreciendo a los fieles mensajes de animo y esperanza online.

En estos momentos es muy importante que los fieles entendamos que debido a la magnitud de esta pandemia tambien practiquemos la Adoración y tomemos momentos en silencio para hablar con Dios.

San Ignacio de Loyola proporciona una forma simple de realizar un acto de adoración en sus ejercicios espirituales: “un paso o dos ante el lugar donde voy a comtemplar o meditar, permaneceré de pie para el espacio de un Padre Nuestro y con mi conciencia elevada en lo alto, consideraré como me ve el Señor mi Dios. Entonces hare un acto de reverencia o humildad”.

A menudo olvidamos que Dios está en todas partes, no solo en el edificio de la Iglesia. El está constantemente a nuestro lado y nos mira con amabilidad y misericordia.

Ademas de la comunicación interpersonal, la Iglesia debe comunicarse con el mundo, para que el mandato de Jesucristo sea más eficaz: “Vayan por todo el mundo prediquen las buenas noticias a todas las personas” (Mc 16,15)

Es por eso que es urgente e importante que la iglesia use todas las redes sociales para llegar a toda la Sociedad.

Para vivir una vida plena, todos los miembros de la Iglesia tienen que tener acceso a un tipo de información clara y completa y tener tambien la posibilidad de expresar abiertamente los propios sentimientos, como miembros de la comunidad de la Iglesia y de la sociedad.

Las formas tangibles de la interacción humana sin la manifestación visible de la presencia de Jesucristo que es camino, verdad y vida.

Todo cambio no solo en la iglesia pero en nuestro diario vivir, tenemos un nuevo lenguaje: teletrabajo, telemisa, teleamor, telecomunicaciones, teleFe, teleRosario, teleEucaristia, telemedicina, etc.

Ante los maravillosos inventos tecnicos la Iglesia debe estar atenta y aprender el mensaje de las nuevas tegnologias que ofrecen nuevas posibilidades de comunicar con suma facilidad toda clase de noticias, ideas y enseñanzas.

Jesucristo proclamaba las Buenas Noticias a travez de inmumerables medios: parabolas y metaforas que probocaban el asombro de las multitudes que lo seguian para verlo, escucharlo y dejarse transformar por el.

Padre Hoyos es el director diocesano del Apostolado Hispano.

© Arlington Catholic Herald 2020