Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Recuperar el alma

¿Sabías que estas siendo manipulado? ¿Sabías que hay gente que su trabajo diario consiste en conocer las debilidades humanas y usarlas para su propio beneficio? Si no me crees valdría la pena que conozcas a Tristán Harris quien trabajo por muchos años en Facebook y luego en Google. Parte de su educación en Ciencias de Computación en Stanford (una de las universidades más prestigiosas de los Estados Unidos) fue trabajar en el llamado “Laboratorio de Tecnología Persuasiva”. La idea es estudiar la psicología humana y sus debilidades para crear tecnología que asegure el uso impulsivo y así obtener mayor ingreso para las compañías.

Cuando Facebook se estrenó, solo servía para ayudar a buscar personas conocidas y crear círculos de amigos. No existían los “likes”, ni los comentarios. A medida que Facebook crecía, se quiso buscar maneras para asegurar que las personas estuvieran más tiempo en la plataforma y de allí salió la idea de crear el botón de los “likes”. La idea vino después de estudiar la psicología de los apostadores impulsivos de los casinos. El juego que hace más dinero en todos los casinos, no son las mesas de poker o blackjack, sino las máquinas llamadas “slot machine”, en las que se apuesta monedas y se jala la palanca con el fin de buscar una secuencia de imágenes y así ganar dinero. Es muy poco lo que cada tirada de la palanca cuesta, por eso las personas no se dan cuenta después de horas de juego, la cantidad de dinero que realmente han invertido. ¿Y porque es tan adictiva esta máquina? Los inventores no solo crearon un juego para pasar el tiempo, sino que estudiaron la psicología humana. Los creadores saben que cada vez que se tira esa palanca se crea una expectativa. No puedes perder cada vez que juegas porque si no dejarías de jugar, tampoco puedes ganar cada vez porque al casino no le conviene, pero crearon algoritmos matemáticos que controlan la máquina de manera que crean lo que se llama “recompensas intermitentes”, es decir a veces ganas y a veces pierdes. Cada vez que ganas tu cerebro produce “dopamina” que hace que te guste esta actividad y que lo quieras repetir. La dopamina es producida cuando sentimos placer y es por eso por lo que repetimos cosas que nos dan placer como comer y dormir, pero también se produce al consumir drogas y es lo que hace que se cree una adicción. Los creadores del “slot machine” sabían lo que estaban haciendo cuando crearon ese juego. Crearon un juego que conoce las debilidades humanas y que crea un ciclo adictivo.  ¿Y que tiene esto que ver con Facebook y los medios sociales?

Facebook y sus ingenieros sociales conocían esta realidad de las “recompensas intermitentes” y por lo tanto agregaron el “like” a las imágenes, de manera que al poner una foto estas apostando: ¿será que la imagen va a recibir “likes” o no?  Cada vez que refrescas la página del Facebook (que en los celulares imita el movimiento de bajar una palanca en un casino) estas recibiendo “recompensas intermitentes” de ver cuántos “likes” tienes. Pensamos que vamos a entrar a ver Facebook unos minutos y como los jugadores compulsivos, no nos damos cuenta de cuánto tiempo hemos invertido. Es por eso por lo que Tristan Harris señalando su celular dijo que tenemos “slot machines” en nuestro bolsillo. Los celulares y los medios sociales han sido diseñados para crear adicción.

No es solo Facebook que tiene ingenieros sociales, psicólogos de comportamiento o laboratorios de persuasión, sino todos los medios sociales.  Antes las compañías luchaban por tu dinero, ahora luchan por tu atención (y de allí tendrán tu dinero). Veamos algunos ejemplos más. Snapchat crea “streaks” que mide cuantos días dos personas continúan en una conversación. Esto crea una expectativa de no querer romper esa cadena. Conozco jóvenes que al ir de vacaciones o retiros le dan su celular a los amigos para que continúen la conversación y así no perder el “streak”. Netflix y YouTube ahora tienen “autoplay” que hace que el siguiente video comience sin que tengas chance de decidir si quieres ver el siguiente video o no. Facebook ahora comienza los videos sin tu consentimiento; empiezan a rodar a penas lo ves. ¡Estamos siendo manipulados y lo peor del caso es que no nos damos cuenta! Las personas promedio usan los medios sociales (incluyendo televisión, internet, celular, música, video, etc.) entre 7 a 10 horas diarias. Si no me crees piensa en lo que haces cada vez que hay una luz roja o estas en tráfico, o cuando tienes que esperar en una tienda o cuando estas aburrido ¿no sacas el teléfono?

El problema es que mientras estamos de 7 a 10 horas con los medios que nos llenan la mente de tanta basura e ideas contrarias a la fe, el cristiano solo pasa 10 min al día de promedio en oración. Viéndolo así: ¿quién está ganando nuestra alma? Podemos decir que es Dios, pero la realidad y los hechos dicen lo contrario. Lo que pasa es que Dios nunca nos manipula. Dios nunca va a crear adicciones en nosotros o manipularnos para tener nuestra atención. Dios respeta nuestra libertad. Está en nosotros decidir como usamos nuestro tiempo. Nuestras acciones manifiestan los deseos del alma. Ha llegado la hora de rescatar nuestra atención de los medios sociales manipuladores y dársela a Dios. Ha llegado la hora de recuperar el alma.

Briceño, una virgen consagrada, se dedica a la evangelización a través de su ministerio happyfeetministries.com.

© Arlington Catholic Herald 2019