Reto de Valientes: Metanoia 46

First slide

¿Cómo van tus propósitos del Año Nuevo? Si eres como muchas otras personas, ya esos propósitos quedaron en el olvido. Podemos tener muchas metas y grandes planes, pero sin disciplina, sacrificio y apoyo terminamos siendo las mismas personas de siempre. Dios te está haciendo una invitación en esta Cuaresma: ¡a ser valiente! Jesús no quiere una parte de tu vida, sino tu vida entera. No quiere 75% de tu amor, sino el corazón completo. Quiere que seamos personas nuevas, que seamos sus soldados. Esta Cuaresma tenemos dos opciones. Opción 1: dejar de comer dulces para la Cuaresma y al llegar la Pascua ser las mismas personas que antes o podemos elegir la opción 2: hacer un cambio de corazón. Esta opción implica un cambio radical de vida, es decir una metanoia.

Este Miércoles de Cenizas el Padre Juan Puigbó invito a todos los fieles de la misión San Gabriel a un reto de valientes. Nos invitó a participar de la Metanoia 46. Metanoia significa: transformación desde adentro, cambio radical, transformación, conversión a Dios. “46” porque son 46 días de la Cuaresma (incluyendo domingos y la Semana Santa). Nada de estos “domingos libres” o cosas que hacen los demás para “suavizar” la Cuaresma. Jesús no se bajó de la cruz y nosotros tampoco lo haremos.

El reto de la Metanoia es de vivir la Cuaresma como héroes de Dios. Como soldados en entrenamiento. ¿Cuánto entrenamiento no hace un soldado antes de ir a la guerra? Ellos se privan de comida, de sueño y de placeres para asegurarse que están en forma para luchar contra el enemigo. ¿Cómo esta nuestro entrenamiento como Soldados de Cristo? ¿Acaso no sabes que hay una batalla espiritual para ganar tu alma? ¿Acaso crees que esas tentaciones vienen solo de ti y que no afectan tu eternidad? Hay una batalla para tu alma. Y lo peor es que esta batalla no acaba hasta el día de nuestro último suspiro. Dice San Pedro que el enemigo anda como león rugiente buscando a quien devorar (  Pedro 5:8). ¿Y cómo nos estamos preparando para la batalla? ¿Creemos que dejando de comer dulces es suficiente para ponernos en forma?  Muchos cristianos no saben el valor de su alma y el poder de sus decisiones. Andan por la vida sin tener en cuenta a Dios y es como si caminaran en una cuerda sobre un gran abismo. ¡Así no son los Soldados de Cristo!

La Iglesia nos da la Cuaresma como la oportunidad para entrenarnos. Durante la Cuaresma hacemos sacrificios y nos privamos de cosas no porque somos masoquistas sino porque queremos estar en forma. Queremos darnos radicalmente a Dios y estar a su servicio, dispuesto a hacer lo que nos pida. ¿Cómo te estas entrenando? ¿Te quieres unir a este reto de valientes?

La Metanoia 46 comienza el Miércoles de Ceniza (14 de febrero) y culmina con la Vigilia Pascual (el Sábado Santo, 31 de marzo) y tiene 10 compromisos.

— Durante estos 46 días, resuelve abandonar el pecado repetitivo con el que luchas. Debes identificar algún vicio o defecto que te arrastra y no te deja crecer en tu vida spiritual

— Reza el Santo Rosario todos los días.

— Asista a una Misa entre semana (vea el boletín de su parroquia)

— Acuda al sacramento de la confesión por lo menos una vez cada dos semanas o inmediatamente después de un pecado grave. (Vea el boletín de su parroquia para ver cuando ofrecen confesiones)

— Forma una pequeña comunidad con otras familias (no mas de 12 personas) y lean, y compartan el Evangelio del próximo domingo.

— Ayuno todos los viernes. Escoja una de estas dos formas: 1) Saltarse una comida durante el día 2) Comer sólo pan y agua durante el día. Le recordamos que durante los viernes de Cuaresma no se debe comer carne. Usted puede optar por no comer carne ningún día de la Cuaresma.

— Biblia: Lectura del Evangelio de San Marcos (16 capitulos)  y la Carta a los Efesios (6 capitulos): Lea la mitad de un capítulo cada día. Subraye y medite.

— Oraciones:

o    Haga un ofrecimiento de la mañana

o    Ángelus al mediodía

o    Visita al Santísimo (10 a 20 minutos un día a la semana)

— Por todos estos días, comprometerse a:

o    Dejar todo tipo de vicios.

o    Ejercicio físico o algún deporte (por la mañana o por la noche)

o    Comidas: Servirse una sola vez, no botar comida, no dulces de ningún tipo, no bebidas endulzadas, no comer entre comidas.

o    No televisión (sólo se permiten noticias). Sólo películas que eleven el alma a Dios.

o    Música: Sólo música que eleva el alma a Dios.

o    Electrónicos: No está permitido el uso de computadora, ni tabletas, ni video juegos, ni Internet, ni teléfonos,  a no ser que sea estrictamente para el estudio y el trabajo.

o    Familias: Tres días a la semana sentarse todos a comer en familia. Un día a la semana jugar todos un juego de mesa o ver una película de algún santo.

— Antes de la Misa dominical reúnanse con otras familias o personas que estén haciendo la Metanoia y por 15 minutos compartan como les ha ido y dense animo continuo para seguir.

¡Puede parecer un reto muy grande, pero más grande fue el amor de Jesús que dio la vida por nosotros! ¡Se valiente, entrena como buen soldado de Cristo y únete a la Metanoia 46!

Briceño, una virgen consagrada, se dedica a la evangelización a través de su ministerio happyfeetministries.com.

© Arlington Catholic Herald 2018