Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Seamos 'Evangelios vivients'

First slide

Al enterarnos de las noticias, sea por la televisión, internet, teléfono o periódico, muchas veces vemos y escuchamos una abundancia de "malas noticias". Puede ser agobiante. ¿Cuál es nuestra repuesta como cristianos en un mundo de información instantánea?

La repuesta no es asilarnos o esconder la cabeza en la arena como hacen las avestruces. Mas bien somos llamados a tomar las situaciones del mundo y verlas con ojos de fe. El Papa Francisco no ofrece pautas para ver y ser comunicadores con ojos de fe:

"No temas, que yo estoy contigo" (Is. 43, 5).

Con estas palabras el Papa Francisco inicia su mensaje para la 51ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el domingo 28 de mayo (el domingo antes de Pentecostés), recordándonos de la promesa de Jesús de "estar con nosotros" siempre.

¿A qué nos invita el Papa Francisco? En sus propias palabras, "Quisiera exhortar a todos a una comunicación constructiva que, rechazando los prejuicios contra los demás, fomente una cultura del encuentro que ayude a mirar la realidad con auténtica confianza". 

Reconocemos las "malas noticias" que nos rodean, y el sufrimiento del prójimo que no podemos negar. Sin cegarnos ante estas realidades, como cristianos somos llamados a ver con la óptica de la fe, con los ojos de Cristo. Es decir, no dejarnos llevar por una espiral de angustia o miedo, sino enfrentar los acontecimientos con confianza en Cristo quien a vencido al pecado y el mal, y que nunca abandonará a los suyos, aunque pasen por tinieblas, y aún por la cruz. 

En el evangelio, Jesús nos da el ejemplo y nos enseña "la lógica del amor que muere y resucita". Usando la imagen de la semilla que muere y que da abundante fruto (Mc 4, 1-34), Jesús nos recuerda que siempre hay resurrección. Somos conscientes de que la vida humana incluye sufrimientos tanto como alegrías. El cristiano comprende que el sufrimiento puede llevar a la vida, y que no es la última palabra. Por don del Espíritu Santo, somos capaces de "descubrir e iluminar la buena noticia presente en la realidad de cada historia y en el rostro de cada persona". Esto es lo que queremos comunicar en nuestro entorno. El mundo necesita de la presencia de Cristo a través de nosotros. 

¿Cómo podemos fomentar una "cultura de encuentro?" y ¿ayudar a nuestros hermanos a “mirar la realidad con esperanza” y confianza en Jesús? Seamos “evangelios vivientes”.

Les cuento un breve ejemplo desde nuestro apostolado con los medios de comunicación. Hace unos años, respondiendo a los desafíos del mundo, y a la tendencia a enfocar en lo negativo, sensacional, e inclusive en un ateísmo práctico (secularismo), escogimos un lema para nuestras librerías y editorial: “Descubre la esperanza”. Con esto, deseábamos ofrecer un mensaje evangélico, y la verdad que sólo Cristo puede iluminar a nuestros hermanos en busca de “algo mejor”.

Hace unos meses, a nivel local, nuestras hermanas y voluntarios iniciaron una campaña: “El Amor Edifica” (cf Cor 8, 1) en respuesta a las actitudes de odio, miedo, y de división presentes en el mundo y comunicado con los medios de comunicación. Como cristianos, habitados por la Trinidad, y enviados a ser portadores “del evangelio, la Buena Nueva, Cristo”, nuestra repuesta es siempre una de fe, esperanza, confianza, amor. Les invitamos a participar en esta sencilla campaña, compartiendo este mensaje de esperanza y confianza en Dios con otros. Quienes gustan, pueden visitarnos en nuestra librería Pauline Books & Media (1025 King St., Alexandria, VA) para recibir una estampita con un mensaje bíblico para recordarnos de esta tarea. Lo tenemos disponible en español tanto como en inglés.

Para leer el texto completo del mensaje del Papa Francisco para la 51ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, busquen en el sitio web del Vaticano, bajo la sección de “Mensajes”, http://w2.vatican.va/content/vatican/es.html

¡Ánimo! Nuestro mundo necesita de la presencia de Cristo a través de nosotros. Cristo nos ha prometido “No temas, que yo estoy contigo” (Is. 43, 5).

Hna. María Elizabeth Borobia, Hija de San Pablo, trabaja para Paunline Books & Media en Alexandria. 

© Arlington Catholic Herald 2017