Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Seguimos marchando en la vida y por la vida

La marcha para defender la vida continua siendo un evento importante en nuestras vidas no porque sea Catolico, o una persona con nobles sentimientos sino porque es un deber de agradecimiento que tengo con el mismo Dios por haberme regalado la vida.

Todo no nacido debe tener la misma oportunidad que cada uno de nosotros hemos tenido pues la vida es un Don Sagrado dado por Dios. Miles de personas marchamos para decir un No rotundo al aborto y un si a la vida.

Era emocionante ver tantos jovenes juntos y familias con pancartas y caras llenas de entusiasmo que caminaban por las calles de Washington era todo un festival por la vida.

El aborto no es derecho fundamental es un genocidio con muchas consecuencias.

Cuando marchamos defendiendo la vida nos hemos dado cuenta que somos mas quienes estamos en contra. Fue la voz de los justos que gritan No al derramamiento de sangre inocente, de aquellos que no tienen voz, pues ellos tienen derecho de nacer. La dignidad de los no nacidos es cuestión de todos; no podemos olvidar que el derecho a la vida, lo tenemos no solo las personas nacidas sino tambien lás personas por nacer o llamados “concebidos” que son aquellos que se encuentran en la etapa de la concepción y la del Nacimiento. Siendo ello asi, es un deber de toda las personas de defender los derechos de los demas, especialmente de los mas débiles, que son aquellos que se encuentran en el vientre materno y no pueden reclamar sus derechos. El derecho a expresarse libremente: una vez que tenemos la convicción de defender la vida, debemos saber que tenemos el derecho de expresar nuestras ideas libremente, sin coacción de ningun tipo.

Somos libres de expresar que defendemos la vida desde la concepción hasta su final.

Nos dice la doctrina de la Iglesia Catolica, que la vida debe defenderse en todas sus etapas, por lo que se considera al aborto practicado por cualquier causa y a la eutanasia (muerte intencionada para evitar sufrimientos medicos) como pecados mortales.

Las mujeres que han sufrido un aborto provocado padecen un syndrome de estres generalizado con un 30% mas de probabilidad que los que han llevado adelante su embarazo no deseado.

Las mujeres que habian abortado presentaban malestar psicologico hasta cinco años despues de la interrupción, siendo los efectos de evitación, tristeza, angustia y ansiedad mayores en el caso de aborto provocados que en los espontaneos.

El aborto provocado por malformación fatal tiene secuelas igual de graves que la perdida de un hijo sano y la interrupción voluntaria del embarazo en este supuesto, causa aislamiento social y depresión.

Los hispanos apreciamos y valoramos la vida y la familia, marchamos por defender la vida y decimos NO al aborto y seguiremos marchando … Esta es una llamada a defender las dos vidas: el bebe y la madre y al mismo tiempo concientizar al padre al derecho a la vida.

Padre Hoyos es el director diocesano del Apostolado Hispano.

© Arlington Catholic Herald 2020