Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Obispos mexicanos expresan pesar tras despenalización del aborto

First slide

CIUDAD DE MÉXICO — La Conferencia Episcopal Mexicana expresó su pesar por la decisión unánime de la Suprema Corte de Justicia de despenalizar el aborto, mientras que otros líderes eclesiásticos llamaron a los católicos a "no ser indiferentes" en temas de defensa de la vida.

El 7 de septiembre, la Corte decidió por unanimidad invalidar secciones de una ley en el norteño estado de Coahuila. La ley imponía penas de hasta tres años de prisión a mujeres que interrumpieran su embarazo. Los observadores afirman que la decisión del tribunal sienta un precedente y conducirá a la despenalización en todo el país. La decisión también eliminó las sanciones penales para los proveedores de abortos.

La moción aprobada en la corte, según la magistrada Norma Piña Hernández, "concluye que no existen razones públicas con sustento científico que permitan equiparar al embrión con una persona con derechos".

Y continuó: "Prohibir el aborto en estas circunstancias (...) implica dar un valor excesivo al interés del Estado en proteger el desarrollo del embarazo frente al intenso impacto que representa para la autonomía de las mujeres llevar un embarazo no deseado cuando no existen las condiciones vitales para hacerlo adecuadamente".

Tras la decisión judicial, la conferencia episcopal tuiteó, citando un documento de la conferencia publicado el 12 de agosto: "Quienes estamos convencidos del valor de la vida no necesitamos una ley asesina como la que se está aprobando... Esperamos que su opción por la vida no esté condicionada por una ideología, sino que esté motivada por la fe, la esperanza y el amor".

El obispo de Nuevo Casas Grandes, Jesús José Herrera Quiñonez, presidente de la pastoral de la vida del episcopado, dijo en un comunicado del 5 de septiembre:

"Recordamos que la dignidad humana y los derechos fundamentales no son cuestión de votos, sino de reconocimiento y respeto".

"Recordamos que el ser humano, hijo de un padre y una madre, cuya vida comienza en el momento de la concepción, debe ser reconocido en su dignidad en todas las etapas de la vida y merece la misma protección de la ley frente a acciones que puedan amenazar su integridad".

La decisión judicial en México, el país con el segundo mayor número de católicos en el mundo, continuó una tendencia en América Latina hacia la despenalización del aborto. En los últimos años, las mujeres de toda la región han salido a las calles para protestar en asuntos como violencia de género y acceso al aborto.

En diciembre de 2020, Argentina despenalizó el aborto durante las primeras 14 semanas de embarazo. Ciudad de México despenalizó el aborto en 2007, una medida confirmada por la Corte Suprema al año siguiente, y tres de los 32 estados de México han seguido su ejemplo. Más de la mitad de los estados mexicanos han aprobado prohibiciones constitucionales del aborto.

Se espera que el tribunal vea un caso durante el mes de septiembre sobre la constitucionalidad de una ley del estado de Sinaloa, que protege la vida desde la concepción.

La Suprema Corte de Justicia declaró constitucional la ley de la Ciudad de México, basándose en que el estado puede establecer la política de salud local, según Rebeca Ramos, directora del Grupo de Información sobre Opciones Reproductivas, una organización no gubernamental. Esta vez, dijo, el tribunal "llegó al fondo del asunto" y se pronunció sobre cuestiones relativas al derecho de acceso al aborto.

"Nunca más una mujer o una persona en gestación debe ser perseguida penalmente. Hoy se destierra la amenaza de prisión y el estigma que pesa sobre las personas que deciden interrumpir libremente su embarazo", dijo el magistrado Luis María Aguilar, cuya moción para aprobar la despenalización se debatió en el tribunal.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no ha impulsado la despenalización del aborto, diciendo que otros temas tienen prioridad, aunque miembros de su partido Morena han aprobado desde 2019 proyectos legislativos de despenalización en los estados de Oaxaca, Hidalgo y Veracruz. En su conferencia de prensa del 7 de septiembre optó no opinar sobre el caso judicial.

"Tenemos magistrados de la Suprema Corte, que son más liberales, (y) un movimiento feminista amplio y activo", dijo Bárbara González, analista política en Monterrey. "Los jueces quieren ganar puntos con la gente", añadió, pero también mostrar independencia ante las acusaciones de que son sumisos a las presiones del presidente.

Las encuestas sobre el aborto muestran una división generacional en México, con una ligera mayoría de personas menores de 50 años que apoyan la despenalización. Una encuesta del periódico El Financiero reveló que el 53 por ciento de los mexicanos se oponen a la despenalización, mientras que el 45 por ciento están a favor.

© Arlington Catholic Herald 2021