Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Papa, en audiencia con público presente, habla sobre el poder de la oración

First slide

CIUDAD DEL VATICANO — Durante una audiencia general con visitantes y peregrinos presentes por primera vez en más de seis meses, el papa Francisco dijo que estaba muy contento de ver a la gente "cara a cara".

"Estoy feliz de retomar este encuentro cara a cara, porque les digo una cosa: no es agradable hablar ante la nada o ante una cámara", dijo el papa a las 300 personas que asistieron a la audiencia el 12 de mayo en el Patio San Dámaso del Palacio Apostólico.

Debido a la pandemia de COVID-19 en curso, la última audiencia general abierta al público fue el 28 de octubre. Después de eso, el papa volvió a transmitir en vivo a la audiencia desde la biblioteca del Palacio Apostólico.

Al saludar a un grupo polaco en la audiencia, el papa señaló que el 13 de mayo, la fiesta de Nuestra Señora de Fátima, marcó el 40 aniversario del intento de asesinar a San Juan Pablo II.

El papa polaco, que viajaba en el papamóvil al comienzo de una audiencia general semanal cuando Mehmet Ali Agca le disparó en 1981, estaba convencido de "que le debía la vida a Nuestra Señora de Fátima", dijo el papa Francisco. "Este evento nos hace conscientes de que nuestra vida y la historia del mundo están en manos de Dios".

En su discurso durante la audiencia principal, el papa Francisco se enfocó en superar los obstáculos que se enfrenta para orar, pero también en el poder de la oración.

La oración, le dijo a la multitud, no siempre es "un paseo por el parque".

Si bien puede ser fácil "repetir como un loro" la oración, "bla, bla, bla", dijo, la oración real requiere esfuerzo.

La oración "ciertamente da una gran paz, pero a través de la lucha interior, a veces dura, que puede acompañar incluso a largos períodos de la vida", dijo.

A menudo, cuando una persona quiere orar, dijo: "De inmediato se nos recuerdan muchas otras actividades, que en ese momento parecen más importantes y más urgentes. Esto también me sucede a mí; 'Voy a ir a orar pero no. Tengo que hacer esto y aquello'. Huimos de la oración; no sé por qué, pero así es".

Pero "casi siempre, después de posponer la oración, nos damos cuenta de que esas cosas no eran esenciales en absoluto y que es posible que hayamos perdido el tiempo" en cosas que no eran tan importantes como la oración, dijo. "Así nos engaña el enemigo".

El papa Francisco contó la historia de un hombre que conoció en Buenos Aires, Argentina, "mi otra diócesis", a quien le dijeron que su hija de 9 años estaba enferma y los médicos estaban convencidos de que estaba a punto de morir. El hombre tomó un tren hasta la Basílica de Nuestra Señora de Luján y rezó afuera toda la noche, "luchando por la salud de su hija".

Cuando regresó al hospital, encontró a su esposa sonriendo porque su hija mejoró repentinamente, dijo el papa.

"Yo mismo vi esto", dijo el papa Francisco. "La oración obra milagros porque la oración va directo al centro de la ternura de un Dios que nos ama como un padre. Y cuando no nos concede la gracia" de lo que se pidió durante la oración "nos da otra (gracia), que nosotros vemos a lo largo del tiempo".

© Arlington Catholic Herald 2021