Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Papa: Aunque los problemas abundan, la esperanza de Dios nunca falla

First slide

La esperanza cristiana ofrece a personas que sufren la seguridad de que Dios no abandona a su pueblo en su momento de necesidad, dijo el Papa Francisco.

"Los problemas no desaparecen, las dificultades y las preocupaciones no faltan, pero no estamos solos; el Padre 'envió a su hijo' para redimirnos de la esclavitud del pecado y restaurar nuestra dignidad de niños", dijo el Papa el 31 de diciembre.

Para marcar el final del 2021, el Papa Francisco participó en un servicio de oración vespertino en la Basílica de San Pedro. Sin embargo, sorprendentemente, el Papa no presidió el servicio de oración como estaba programado; en cambio, dijo la oficina de prensa del Vaticano, quería que lo presidiera el Cardenal Giovanni Battista Re, decano del Colegio Cardenalicio.

El año pasado, el Cardenal Re presidió el tradicional servicio de oración de fin de año después de que el Vaticano anunciara que el Papa Francisco no asistiría debido a dolor de ciática.

Al llegar varios minutos antes de que comenzara la liturgia, el Papa saludó al nuevo alcalde de Roma, Roberto Gualtieri, y le dio la mano antes de tomar asiento en una silla blanca frente a varios cardenales.

El servicio incluyó el canto del "Te Deum" ("Te alabamos, oh, Dios") en acción de gracias por las bendiciones del año pasado, así como la adoración eucarística y la bendición.

Aunque no presidió la liturgia, el Sumo Pontífice pronunció una breve homilía en la que reflexionó sobre la reciente celebración de la Navidad y destacó "el asombro y la contemplación" de los pastores que recibieron por primera vez el anuncio del nacimiento de Jesús.

La Navidad, dijo, se celebra con asombro y no sólo con un "sentimiento superficial conectado con lo externo de la fiesta, o peor aún, con el frenesí del consumismo".

"Si la Navidad se reduce a esto, nada cambia", dijo el Papa. "Mañana será como ayer, el próximo año será como el año pasado, y así sucesivamente. Eso es como calentarnos unos segundos con un fuego de paja en vez de exponer todo nuestro ser al poder del evento, sin agarrar el corazón del misterio del nacimiento de Cristo".

En las primeras vísperas de la fiesta de María, la Madre de Dios, el Papa dijo que ella es "la primera y la más grande" testigo del amor de Dios y se llenó de un asombro desprovisto de "romanticismo, edulcorante o espiritualización" que todo cristiano debería aspirar a tener por dentro.

"El asombro cristiano no es el resultado de efectos especiales, de mundos de fantasía, sino del misterio de la realidad: ¡no hay nada más asombroso que la realidad!" dijo el Papa. "Una flor, un terrón de tierra, una historia de vida, un encuentro, el rostro arrugado de un anciano o el rostro floreciente de un recién nacido, una mamá que amamanta a un bebé en sus brazos. Allí brilla el misterio".

A medida que más países se enfrentan a la propagación de la variante ómicron del virus COVID-19, el Papa Francisco dijo que "la sensación de estar perdido ha crecido en el mundo durante este tiempo de la pandemia".

El Papa, que usó un cubrebocas excepto cuando predicaba, explicó que, si bien había un sentido de solidaridad al comienzo de la pandemia, "la tentación de 'cada uno por sí mismo' se extendió".

Sin embargo, el Sumo Pontífice dijo que el mundo "reaccionó nuevamente con un sentido de responsabilidad", por lo que los cristianos deben estar agradecidos a Dios porque "la decisión de ser responsables solidarios no viene del mundo, viene de Dios".

Debido al creciente número de casos de COVID-19, el Vaticano había anunciado el 30 de diciembre que el Papa no haría su visita habitual al pesebre en la Plaza de San Pedro después del servicio de oración de la tarde. Cientos de personas suelen reunirse alrededor esperando al Papa.

Con el Alcalde Gualtieri sentado en primera fila, el Papa Francisco dijo que la Ciudad Eterna tiene el llamado a la solidaridad "escrito en su corazón" y que todos los que vienen a Roma "se sienten como en casa porque esta ciudad conserva una apertura universal en su interior".

Sin embargo, también dijo que "una ciudad acogedora y fraterna no es reconocida como tal por una 'fachada', por bellos discursos, por hechos pretenciosos" sino por la forma en que presta atención a los que luchan todos los días.

"Roma es una ciudad maravillosa, que nunca deja de encantar. Pero para quienes viven aquí, también es una ciudad difícil, lamentablemente no siempre digna para quienes viven aquí o sus visitantes, una ciudad que a veces rechaza", dijo el Papa.

"La esperanza, entonces, es que todos los que viven y trabajan aquí, o son peregrinos o turistas, que todos puedan apreciar Roma cada vez más por su cuidado acogedor, por la dignidad de la vida, por nuestra casa común, por los más débiles y vulnerables", agregó.

Al contemplar a María como madre tanto de Jesús como de la iglesia, el Papa Francisco dijo que sigue llamando a los cristianos a seguir a Cristo en sus vidas y a confiar en él.

Jesús, dijo el Papa, "lleva el tiempo a su plenitud, da sentido a lo que hacemos y a los días que vivimos. Confiemos en los tiempos de alegría y en los tiempos de tristeza: la esperanza que nos da, es una esperanza que nunca defrauda".

© Arlington Catholic Herald 2022