Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Papa: Navidad es tiempo para compartir, no es para el comercio

First slide

CIUDAD DEL VATICANO — El árbol de Navidad y el pesebre deben evocar la alegría y la paz del amor de Dios y no la indulgencia egoísta del consumismo y la indiferencia, dijo el Papa Francisco.

Al reunirse el 10 de diciembre con las delegaciones de Andalo en la región italiana de Trentino-Tirol del Sur y de la región de Huancavelica en Perú, responsables, respectivamente, del árbol de Navidad y del Belén en la Plaza de San Pedro, el Papa dijo que los símbolos tradicionales de Navidad traen un ambiente que es "rico en ternura, compartir y cercanía familiar".

"¡No vivamos una Navidad falsa, comercial! Dejémonos envolver por la cercanía de Dios, por el ambiente navideño que el arte, la música, los cantos y las tradiciones nos traen al corazón", dijo.

Las delegaciones estuvieron en el Vaticano para la ceremonia vespertina para encender el árbol de Navidad del Vaticano y develar el belén. Sin embargo, el Vaticano anunció anteriormente que debido a las predicciones meteorológicas menos favorables para la noche, la tradicional ceremonia al aire libre se llevaría a cabo dentro del aula Pablo VI.

Uniéndose a las dos delegaciones estaba un grupo de hombres y mujeres jóvenes de una parroquia de Padua que crearon la escena de la Natividad exhibida en la sala de audiencias.

El Belén en la Plaza de San Pedro contó con 30 estatuas que representan a María, José, los Reyes Magos, pastores y flora y fauna de Huancavelica. Las figuras estaban vestidas con las tradicionales prendas de colores brillantes y multicolores del pueblo indígena Chopcca de la región.

Junto al Belén Andino había un árbol de Navidad de 27 metros de altura. El abeto proviene de un bosque gestionado de forma sostenible en las montañas Dolomitas en la región de Trentino-Tirol del Sur, en el norte de Italia. Los adornos redondos de madera también eran de Trentino.

Al expresar su agradecimiento a las delegaciones por sus regalos, el Papa dijo que las vestimentas tradicionales que usan las figuras en el belén "representan a la gente de los Andes y simbolizan el llamado universal a la salvación".

"Jesús vino al mundo a través de la concreción de un pueblo para salvar a todo hombre y mujer, de todas las culturas y nacionalidades. Se hizo pequeño para que podamos acogerlo y recibir el don de la ternura de Dios", dijo.

También dijo que el abeto era una "señal de Cristo" y un recordatorio del regalo de Dios de unirse "él mismo con la humanidad para siempre".

A medida que se acercan las festividades navideñas, el Papa Francisco dijo que el pesebre sigue siendo un símbolo de esperanza de que Dios "nunca se cansa de nosotros" y que eligió habitar entre hombres y mujeres "no como alguien que está en lo alto para dominar, sino como aquel que se agacha, pequeño y pobre, para servir".

"Para que sea verdaderamente Navidad, no olvidemos esto", dijo el Papa. "Dios viene para estar con nosotros y nos pide que cuidemos de nuestros hermanos y hermanas, especialmente de los más pobres, los más débiles y los más frágiles, a quienes la pandemia corre el riesgo de marginar aún más".

© Arlington Catholic Herald 2021