Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Papa: para erradicar el trabajo infantil, hay que eliminar la pobreza

First slide

CIUDAD DEL VATICANO — La pobreza extrema, la falta de empleo que pueda pagar por los gastos de una familia entera y la desesperación son los principales impulsores de la explotación del trabajo infantil, dijo el Papa Francisco.

"Si queremos acabar con el flagelo del trabajo infantil, debemos trabajar juntos para erradicar la pobreza (y) corregir las distorsiones en el sistema económico actual, que concentra la riqueza en manos de unos pocos", dijo.

"Debemos alentar a las naciones y las partes interesadas del mundo empresarial a crear oportunidades de empleo decentes con salarios justos que permitan a las familias satisfacer sus necesidades sin que sus hijos se vean obligados a trabajar", dijo el Papa el 19 de noviembre durante una reunión con personas que participan en una conferencia internacional sobre "Erradicar el trabajo infantil, construir un futuro mejor".

"Debemos combinar nuestros esfuerzos para promover una educación de calidad que sea gratuita para todos en todos los países, así como un sistema de salud que sea igualmente accesible para todos", agregó.

La Comisión Vaticana COVID-19 del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral apoyó la conferencia, que fue organizada en colaboración con la Misión Permanente de la Santa Sede ante la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

La Asamblea General de la ONU declaró el 2021 como el Año Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil; La eliminación del trabajo infantil explotador también es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

"El progreso hacia la eliminación del trabajo infantil se ha estancado por primera vez en 20 años con una reversión de la tendencia a la baja y cifras que alcanzan a 160 millones de niños en todo el mundo que sufren esta situación", que ha empeorado durante la pandemia, dijo el dicasterio en su sitio web, utilizando estimaciones proporcionadas por UNICEF y la Organización Internacional del Trabajo.

El problema del trabajo infantil no tiene nada que ver con las tareas domésticas apropiadas para la edad y el trabajo que ayuda a la familia o su comunidad y que se realiza en su tiempo libre, dijo el Papa.

El trabajo infantil es la explotación de un niño dentro de un sistema de producción en la economía globalizada de hoy para las ganancias de otros, dijo.

"Es la negación de los derechos del niño a la salud, la educación, el desarrollo sano, incluida la posibilidad de jugar y soñar", dijo. "Esto es trágico: Un niño que no puede soñar, que no puede jugar, que no puede crecer. Están robando a los niños su futuro y, por lo tanto, la humanidad misma. Es una violación de la dignidad humana".

La forma en que las personas se relacionan con los niños, incluido cuánto respetan su dignidad humana y sus derechos fundamentales, "expresa qué tipo de adultos somos y queremos ser, y qué tipo de sociedad queremos construir", dijo el Papa.

"Es impactante y perturbador que, en las economías actuales, cuyas actividades productivas dependen de las innovaciones tecnológicas ... el empleo de niños en actividades laborales persista en todas partes del mundo", dijo.

"La pobreza extrema, la falta de trabajo y la consiguiente desesperación en las familias son los factores que más exponen a los niños a la explotación laboral", dijo.

El Papa Francisco instó al dicasterio a continuar su trabajo destinado a poner fin al trabajo infantil y elogió al dicasterio por reunir una diversidad de participantes, incluidos representantes de organizaciones internacionales, la sociedad civil, las empresas y la iglesia.

Agradeciendo a los participantes su compromiso con la causa, el Papa los instó a no desanimarse nunca "por las inevitables dificultades, sino siempre ampliando la red de personas y organizaciones implicadas".

© Arlington Catholic Herald 2021