Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Papa a la policía del Vaticano: La hostilidad y el conflicto son frutos del diablo

First slide

CIUDAD DEL VATICANO — La misión del diablo es destruir la paz y la armonía en la vida y las relaciones de las personas, dijo el Papa Francisco en una homilía durante una misa con miembros de la fuerza policial del Vaticano.

"El diablo siempre está en contra de la humanidad por envidia", y es él quien causa hostilidad y conflicto, dijo el Papa durante la misa para celebrar a San Miguel arcángel, el santo patrón de la fuerza policial, conocida como el Cuerpo de Gendarmería de la Ciudad del Vaticano.

Mientras que la fiesta de los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael es el 28 de septiembre, el Santo Padre celebró la misa el 2 de octubre en los Jardines del Vaticano en una réplica de la gruta de Lourdes, Francia. El Vaticano publicó el 4 de octubre el texto completo de la homilía del Papa.

La existencia del diablo y su poder son verdaderos, dijo el Papa, instando a que se observara la frecuencia con la cual las personas se gritan o la frecuencia con la que se pierde la compostura, la tranquilidad y la "armonía".

"¿Quién está plantando esto? El diablo", dijo. "Las guerras son fruto del diablo, no tengo miedo de decirlo".

"Ésta es la 'misión' del diablo: destruir la armonía, destruir la belleza que Dios hizo para nosotros", dijo el Papa. "Por eso ha venido Jesús, para dar su propia vida para resolver este problema y derrotar al diablo en la cruz".

Pero incluso después de la caída del pecado original, dijo el Santo Padre, Dios "no nos dejó solos. Nos dio a los ángeles que nos acompañan" durante toda la vida como un compañero de viaje "para defendernos" de la "política" del diablo de destrucción.

Las personas deben recordar y rezar a su ángel de la guarda, dijo, y deben agradecer a Dios por este regalo y por el valiente líder de este ejército de ángeles: San Miguel.

La batalla final y victoriosa de San Miguel con el diablo, como se describe en el Libro de Apocalipsis, es un recordatorio de la propia batalla diaria en la vida y la necesidad de luchar, dijo. Vivir una vida cristiana no es fácil, dijo. "Siempre hay dificultades", en la familia, con los parientes o en el trabajo, que están ahí para dividir a la gente "y sembrar el mal".

En esos tiempos, dijo, "recemos a San Miguel, que siempre derrota al diablo", al ángel de la guarda de uno por protección y a Dios por la gracia de entender claramente que la vida es una batalla; cuando no hay lucha no hay vida porque los muertos no luchan. Los vivos siempre luchan.

Junto a los famosos guardias suizos, el cuerpo de gendarmería – que consta de unos 130 hombres – es responsable de la seguridad papal, el control de las multitudes en la Plaza de San Pedro y la seguridad, la ley y el orden dentro del Vaticano.

© Arlington Catholic Herald 2021