Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Papa Francisco dice a migrantes que están en sus oraciones y su corazón

First slide

CIUDAD DEL VATICANO — El Papa Francisco pidió a la multitud reunida en la Plaza de San Pedro que se uniera a él en un momento de oración en silencio por los migrantes, especialmente por los que se ahogaron recientemente en el Canal de la Mancha y en el Mediterráneo y los que se están congelando en la frontera de Bielorrusia y Polonia.

"¿Cuántos migrantes están expuestos, incluso en estos días, a peligros muy graves, y cuántos pierden la vida en nuestras fronteras?" preguntó el Papa el 28 de noviembre después de la oración del Ángelus del mediodía en el Vaticano.

Un día antes, el Papa llamó al mar Mediterráneo "un gran cementerio" en un mensaje al pueblo de Chipre y Grecia, lugares que visitará del 2 al 6 de diciembre.

Un portavoz del gobierno chipriota dijo que después de la visita del Papa, un grupo de solicitantes de asilo que actualmente se encuentran en Chipre, se trasladará a Italia bajo el patrocinio del Vaticano.

"Este gesto simbólico demuestra la solidaridad del primado de la Iglesia Católica Romana con nuestros semejantes en necesidad", dijo Marios Pelekanos, portavoz del gobierno. También confirma el apoyo del Vaticano al problema que enfrenta la República de Chipre hoy en día debido al aumento de los flujos migratorios, así como la necesidad de una distribución justa "de los migrantes y refugiados en los países de la Unión Europea para paliar el problema en los países de primera línea".

La agencia de noticias Reuters citó a una fuente del Vaticano que dijo que el Papa se ofreció a ayudar con el reasentamiento de 50 migrantes, aunque es poco probable que lleguen a Italia antes de Navidad debido al papeleo.

En su discurso del Ángelus, el Papa dijo que era doloroso pensar en la situación de muchos migrantes y refugiados hoy, incluso a los que a la fuerza regresan al norte de África, donde fácilmente se convierten en presa de los traficantes, quienes "los transforman en esclavos, vendiendo mujeres, torturando a los hombres".

La oración y la acción deben ser la respuesta, dijo, y agradeció a varias organizaciones benéficas católicas y otras dedicadas a ayudar a los migrantes y refugiados.

"Renuevo mi más sincero llamado a quienes pueden contribuir a resolver estos problemas, especialmente a las autoridades civiles y militares, para que el entendimiento y el diálogo se impongan finalmente a cualquier tipo de instrumentalización y orienten sus voluntades y esfuerzos hacia soluciones que respeten la humanidad de estas personas", dijo.

En el mensaje de video al pueblo de Chipre y Grecia el 27 de noviembre, el Papa Francisco habló de sus tierras como las "fuentes" del cristianismo primitivo, de la fraternidad y de Europa con Chipre como "el puesto de avanzada de Tierra Santa en el continente" y Grecia como "el hogar de la cultura clásica".

"Incluso hoy, Europa no puede ignorar el Mediterráneo, el mar que ha visto la difusión del Evangelio y el desarrollo de grandes civilizaciones", dijo. "El mar, que abraza a muchos pueblos, con sus puertos abiertos nos recuerda que las fuentes de la convivencia están en la aceptación mutua".

Mientras espera visitar a la población ortodoxa y católica en los dos países, el Papa Francisco dijo que no puede olvidar "a aquellos que, en los últimos años y aún hoy, han estado huyendo de la guerra y la pobreza, desembarcando en las costas del continente y en otros lugares, y no encuentran hospitalidad, sino hostilidad e incluso explotación".

"Son nuestros hermanos y hermanas", dijo. "¡Cuántos han perdido la vida en el mar! Hoy nuestro mar, el Mediterráneo, es un gran cementerio".

"Como peregrino a las fuentes de la humanidad", el Papa Francisco dijo que visitaría a los migrantes en la isla griega de Lesbos como lo hizo en 2016 para enfatizar que la convivencia pacífica sólo es posible con "fraternidad e integración".

Al reunirse el 27 de noviembre con los organizadores del Festival Giàvera, que muestra la música, la comida y las culturas de los migrantes que se han asentado en la diócesis de Treviso, en el norte de Italia, el Papa Francisco los felicitó por asegurarse de que "la suya es una casa con muchas ventanas abiertas a el mundo."

El programa, dijo, promueve "una cultura de bienvenida en vez de una cultura de usar y descartar".

"La realidad de la migración en nuestro tiempo ha adquirido características que a veces pueden ser aterradoras", dijo el Papa al grupo. "Por eso hay más necesidad que nunca de lugares donde se pongan en el centro los rostros, las historias, las canciones, las oraciones, el arte de los migrantes".

Dar la bienvenida a los migrantes y refugiados, escucharlos y aprender de ellos no es "ocultar o ignorar las dificultades y problemas" que pueden traer los grandes movimientos de personas, dijo el Papa Francisco. Pero la experiencia de las personas y las comunidades que han logrado integrar a los recién llegados debe compartirse con los legisladores del gobierno para garantizar un "realismo sano con el respeto a la dignidad de las personas".

© Arlington Catholic Herald 2021