Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Tiros en catedral brasileña dejan cinco muertos, cuatro heridos

SAO PAULO — Un tirador abrió fuego dentro de una iglesia brasileña, donde mató a cuatro personas e hirió a cuatro otras antes de dispararse a sí mismo, dijo la policía.

El tiroteo sucedió el 11 de diciembre cuando los feligreses de la catedral Nuestra Señora de la Concepción en Campiñas, cerca de Sao Paulo, salían de la Misa del mediodía.

"Dirigí la Misa de las 12:15; al final de la Misa una persona vino disparando y dejó algunas víctimas; nadie pudo hacer nada ni ayudar de ninguna manera", dijo padre Amauri Thomazzi en un emotivo vídeo publicado en su cuenta de las redes sociales horas después del incidente.

La policía identificó al tirador como Euler Fernando Grandolpho, de 49 años de edad, de Valinhos, ciudad cercana en el estado de Sao Paulo. La policía dijo que el tirador disparó más de 20 veces antes de ser acorralado por oficiales cerca del altar antes de suicidarse.

Un video capturado por cámaras de seguridad muestra que el tirador entró a la iglesia solo y se sentó en una banca en la parte trasera durante varios minutos antes de darse la vuelta y dispararle a personas que estaban detrás de él.

Pedro Rodrigues estaba en la Misa y observó que el tirador se puso de pie y comenzó a dispararle a la gente.

"Entré (a la iglesia) al final de la Misa", dijo Rodrigues. "La gente comenzó a venir a hacer los actos individuales y de repente me di cuenta de que en el medio un hombre se paró, se posicionó frente a una pareja y comenzó a dispararles a quemarropa. Vi los dos tiros".

Rodrigues dijo que estaba sentado en una de las últimas bancas de la catedral, entre el tirador y las puertas principales. Él recuerda que después de los primeros tiros él salió corriendo de la iglesia y continuaba oyendo tiros. "Escuché unos 15 tiros", él dijo.

La Arquidiócesis de Campiñas dijo en un comunicado que la comunidad católica estaba perturbada de que tal tragedia pudiera ocurrir dentro de su catedral.

"Sufrimos con las personas que en este momento están de luto por la muerte de sus amigos, hermanos y parientes. Le pedimos a todos orar para que estas familias encuentren consuelo y paz en Dios", dijo la arquidiócesis.

La catedral reabriría al mediodía del 12 de diciembre para una Misa especial para los que murieron. Los cuatro cuerpos estaban programados para ser velados en la catedral un día antes de la sepultura.

De los cuatro heridos durante el tiroteo, un hombre de 84 años permanecía hospitalizado en condición crítica. Otra víctima permanecía bajo observación después de recibir cirugía para remover balas de su torso y otras dos víctimas fueron examinadas en un hospital cercano y dadas de alta.

La policía dijo que había un motivo claro del tiroteo y continuará investigando los antecedentes del tirador.

© Arlington Catholic Herald 2018