Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

#AmamosANuestrasMadres

Nuestra Diócesis de Arlington y Caridades Católicas en este mes de Mayo hemos comenzado con la campaña “#AmamosANuestrasMadres” con el fin de darles un lugar especial a aquel ser humano maravilloso que le ha dado un sí a la vida igual que se lo dio la Virgen María, el sí de recibir en su seno maternal a su hijo Jesús.

Nuestra comunidad hispana inmigrante se une a esta campaña pues también los Latinos tenemos que agradecer a Dios por nuestras madres inmigrantes que lo han dejado todo, país, cultura y familia para darles una mejor vida a sus hijos.

Nuestras madres latinas han sido luchadoras y muy valientes que sin saber el idioma ni como trabaja esta cultura no han perdido su fe católica y poco a poco han ido ganando terreno en esta sociedad.

Lo impresionante de una madre es que, aunque realiza tantas funciones a la vez, nunca parece estar cansada, porque el combustible que la impulsa es una dosis de amor, ternura, alegría, paciencia, perseverancia y satisfacción en cada trabajo que realiza. La fuente inagotable de una madre es su gran amor a Dios a ejemplo de la Santísima Virgen María.

Siendo realistas y sin pecar de sentimentalismos, si valoras a tu madre en su justa dimensión, podrías hacer un retrato escrito con sus múltiples bondades; virtudes y actitudes abnegadas, hasta el punto de que puedes llegar a convencerte de que el ser más importante en tu vida es tu propia madre. Tomar la decisión de honrarla con las semillas de bien que en ti sembró.

No se a ti pero a mi me resulta a sombroso que siendo tan esencial el rol de un papá, de una mamá y de un hijo o hija en la familia, prácticamente no exista en el pensum de las diferentes universidades, un programa que te enseñe a ser mamá. Parece ser que damos por supuesto que nacemos con estos conocimientos y habilidades.

No obstante el rol de mamá es único, incomparable, irrepetible, pues en lo profundo no depende del intelecto ni de los conocimientos, psicologías y sociológicos que puedan ser debatidos en el ámbito universitario o educacional, sino que únicamente depende del amor; y del amor que se nutre del sacrificio, del llanto y del dolor.

La permanente actitud de una mamá la podríamos comparar con la conducta del pelícano, el ave rapaz que conoces: El pelícano, que viaja a largas distancias para llenar el buche de alimento, y al regresar a sus críos se desgarra el buche con sus uñas, hasta hacer chorrear su sangre, para así darles de comer.

Por tanto, la profesión fundamental de una mujer es ser mamá, y para ser una madre auténtica solo hay una fuente real: El amor, hasta chorrear la sangre si es preciso, como el pelícano.

Las manos de una madre son bendecidas, pues siempre buscan animarte, protegerte, alimentarte, aconsejarte, amarte, salvarte y siempre están dispuesta a orarle a Dios por ti. A todas las madres las eligió Dios con un propósito especial: “Hacer que este mundo sea mejor”.

Padre Hoyos es el director diocesano del Apostolado Hispano.

 

© Arlington Catholic Herald 2019

@jhoyos04