Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Declaración de Monseñor Michael F. Burbidge con motivo de la Semana de la Libertad Religiosa de 2020 Por el bien de todos: Celebren la libertad religiosa

First slide

El 22 de junio, día de la festividad de Santo Tomás Moro, el patrón de nuestra Diócesis, y de San Juan Fisher, dos mártires de la fe, la Diócesis de Arlington se unirá a la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos para celebrar la Semana de la Libertad Religiosa. 

La observancia del presente año se basa en el tema “Por el bien de todos”. En realidad, la libertad para vivir nuestra vida de conformidad con los principios de nuestra Fe es un bien al servicio de toda nuestra sociedad. 

Primero, porque está en el centro de nuestros derechos humanos. Sin la posibilidad de pensar y de practicar la religión con libertad, ¿qué derechos tenemos? Los fundadores de nuestra nación consagraron la libertad religiosa en la Constitución de los Estados Unidos, pero nuestro Creador la imprimió en nuestro corazón. Él le prometió a Abraham, nuestro padre en la fe, que su pueblo podría servirle, libre de temor, durante todos los días de su vida (Lc 1:74).

La libertad religiosa también permite realizar todos nuestros ministerios y servicios por el bien de otros, tales como educación, atención de salud gratuita para los pobres, adopción, colocación de menores y acogida de los recién llegados a este país. Realizamos estos ministerios de importancia crítica porque somos católicos y porque, por devoción a Nuestro Señor, optamos por servir de acuerdo con nuestras enseñanzas y creencias. 

La fe es el fundamento de lo que somos, lo que creemos y la forma en que vivimos y no se puede sacar de la plaza pública. Sin embargo, en Virginia, particularmente en la Asamblea General del presente año, muchos de nuestros ministerios fueron amenazados. Se requiere nuestra vigilancia. Únanse a mí para darle gracias a Dios por nuestra libertad religiosa, rezar por la defensa de la libertad religiosa en esta gran nación y trabajar para asegurarnos de que las futuras generaciones puedan apoyarse en el sólido sustrato de libertad que hicimos posible. Nuestra fe nos fortalece más como nación y siempre debemos luchar por los principios que defendemos “por el bien de todos”. 

Que Dios los bendiga y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América. 

 

© Arlington Catholic Herald 2020