Our website is made possible by displaying online ads to our visitors.
Please consider supporting us by whitelisting our site.

Misa inaugura la Apertura Diocesana del Sínodo de Obispos

First slide

Diócesis de todo el mundo han comenzado la primera fase del Sínodo de los Obispos: un período de atención y reflexión a nivel local en preparación para el encuentro que se llevará a cabo en Roma dentro de dos años. En Arlington, al Obispo Michael F. Burbidge le acompañaron miembros del equipo sinodal diocesano en la Catedral de Santo Tomás Moro durante la misa del 17 de octubre, cual marcó la apertura del Sínodo de los Obispos de 2023.

Desde el Concilio Vaticano II, la iglesia ha celebrado Sínodos de Obispos, centrándose recientemente en temas como la familia y los jóvenes. Este sínodo se centra en el tema de la sinodalidad en sí. “Ser una Iglesia sinodal se expresa en concilios ecuménicos, Sínodos de Obispos, sínodos y concilios diocesanos y parroquiales”, señala el Vademécum, un documento preparatorio del Vaticano para el sínodo. "Sin embargo, ser una Iglesia sinodal no se limita a estas instituciones existentes ... El proceso sinodal ya no es sólo una asamblea de obispos, sino un camino para todos los fieles, en el que cada Iglesia local tiene un papel integral que desempeñar".

El Vaticano pide a cada diócesis que reflexione sobre dos preguntas: ¿Cómo se lleva a cabo hoy este “caminar juntos” en diferentes niveles (desde el nivel local al universal), permitiendo a la Iglesia proclamar el Evangelio?; y ¿qué pasos nos invita a dar el Espíritu (Santo) para crecer como Iglesia sinodal?

“El propósito de este Sínodo no es producir más documentos”, dice el Vademécum. “Más bien, su objetivo es inspirar a las personas a soñar sobre la Iglesia que estamos llamados a ser, hacer florecer las esperanzas de las personas, a estimular la confianza, vendar heridas, formar relaciones nuevas y más profundas, aprender unos de otros, construir puentes, iluminar mentes, ablandar corazones y restaurar la fuerza en nuestras manos para nuestra misión común".

En su homilía, el Obispo Burbidge señaló que el sínodo no trata de cambiar las estructuras o doctrinas de la iglesia, sino de escuchar al Espíritu Santo. Pidió que todos, a lo largo de este proceso sinodal, estén dispuestos a entregarse a Dios, a sufrir unos con otros y a servir al Señor y a su Iglesia. “Con ayuda (del Espíritu Santo), realizaremos este proceso en comunión unos con otros, con participación activa y enfocándonos en la misión, que es anunciar la verdad y la alegría del Evangelio, ayudarnos a crecer en santidad para que podamos vivir con el Señor ahora y para siempre”, dijo.

Los ocho miembros del equipo sinodal, que representan a católicos de diferentes vocaciones, edades y etnias, ayudarán a coordinar el proceso diocesano. El padre Donald J. Planty Jr., párroco de la Iglesia San Carlos Borromeo en Arlington, y Joel de Loera, director del Apostolado Hispano, son colíderes. Otros miembros incluyen al Diácono Malcolm L. D’Souza de la Iglesia Espíritu Santo en Annandale; la Hermana Dominicana Ann Dominic Mahowald, subdirectora de la escuela secundaria católica Saint John Paul the Great en Potomac Shores; Patrick Piccolo, feligrés de la Iglesia San José en Herndon; Lauren Petron, feligresa de la Iglesia Santa Rita en Alexandria; Aaron Zanca, feligrés de la Basílica de Santa María en Alexandria; y Rebecca Wong, feligresa de San Carlos.

Aunque los planes finales aún están en proceso, el Padre Planty cree que las parroquias diocesanas llevarán a cabo sesiones de comunicación en inglés y español durante el Adviento. Las notas de esas reuniones se presentarán al Obispo Burbidge, quien enviará un informe de 10 páginas al Vaticano en abril. “Esta es la primera vez que se realizan consultas en todas las diócesis en preparación para el sínodo mundial de los obispos”, dijo el Padre Planty. "Es una iniciativa extraordinaria".

El mes pasado, el Obispo Burbidge anunció un plan estratégico diocesano creado después de meses de diálogo con personas de la diócesis. La iniciativa en curso fortalecerá el proceso sinodal, dijo el Padre Planty. “Uno de los objetivos del sínodo es fomentar la sinodalidad en todos los niveles de la iglesia de forma continua. Nuestra diócesis ya ha demostrado que eso es una prioridad en nuestras consultas diocesanas para el plan estratégico”, dijo. “Entonces, el Obispo Burbidge y nuestra diócesis ya han anticipado la importancia de la sinodalidad en las consultas realizadas a gran escala para nuestra planificación estratégica diocesana”.

© Arlington Catholic Herald 2021